Fe con poder y amor en Cristo
Suplementos alimenticios para mejorar tu salud y oraciones de sanidad

Menú

| Más
Tu página de salud espiritual y fisica, emocional.
Oraciones de sanidad y apoyo inmunologico con suplementos alimenticios.
Pidelos aqui en esta págiana del Hno, Ricardo Chi.
Oración: 42 Destrucción de vínculos y ataduras físicas y espirituales

Destrucción de vínculos y ataduras.
Hno. Ricardo Chi C. Mérida Yuc. 29/03/2020










En Cristo Jesús Señor y Salvador nuestro, rompemos y quebrantamos
todo daño en el cuerpo y en el alma.
Hoy pronunciamos con fe y poder esta oración dirigida al Padre Dios en Presencia
de Jesús su Hijo Amado y su Espíritu Santo santificador y sanador.


En OSEAS 4,6-8 dice.
MI pueblo padece por falta de conocimiento. Ya que tú has rechazado el conocimiento,
yo te rechazaré de mi sacerdocio; ya que tú has olvidado la Ley de tu Dios,
también yo me olvidaré de tus hijos. Todos, cuantos son,
han pecado contra mí, han cambiado su Gloria por la Ignominia.
Del pecado de mi pueblo comen y hacia su culpa llevan su avidez."


En la vida dices ¿Qué me sucede? ¿Por qué me pasa esto? ¿porque a mí?, etc.
He ignoramos la oscuridad que está en el mundo, la batalla y la lucha que tenemos que emprender
porque no somos hijos de muerte ni de pecado, ni de desgracia y calamidades,
no somos hijos de muerte, odio y venganza, de vicios y bajezas.

No, no lo somos. Somos hijos de Dios, de vida, de amor, de salud, de paz y de bendición,
para gozar y disfrutar de todo lo que Dios nos ha dado y ha puesto a nuestros pies para cuidar
y acrecentar.
¿pero? ¿Qué sucede? ¿Dónde está Dios?
Pues Dios esta donde siempre ha estado, en nuestra vida y en nuestro corazón.
Tú eres el que no ha estado donde deberías de estar, has estado fuera de Dios,
te has alejado de él y más aún como dice la escritura; estas padeciendo y muriendo
por falta de conocimiento,
has volteado tu corazón a los ídolos de la vida, te has hecho otros dioses en los que
has puesto tu confianza en lugar de poner tu mirada y tu corazón en Jesucristo tu Señor
y Salvador, él ha venido a salvarte de eso, del demonio, del pecado, de la desgracia,
de la muerte y la enfermedad, del dolor y la tristeza.


Sin darte cuenta el mal se ha mofado de ti, se ha burlado y humillado tu vida, sí.
Cuantos andan por allí como guiñapos, como sopas, como títeres movidos por otros,
por la vida y el vicio, sin nada de fortaleza, de voluntad y fe.


En cambio, el que confía y busca a Dios día a día, tiene una esperanza, un motivo,
y una protección de Dios, por Cristo su Hijo que murió en la cruz derramando su Preciosa Sangre
por ti y por mí, y eso significa que “ya somos libres” libres de ataduras, libres de vínculos,
libres de esclavitudes y cadenas, libres de lo que nos domina. Clama a Cristo, invócalo desde
el fondo de tu corazón, desde las entrañas de tu ser, dirígete a tu único Dios verdadero y vive,
se feliz, se salvó y sé un verdadero hijo de Dios.


Date cuenta que en la vida hay que hacer sacrificios y talvez no los haces, sacrificios de dejar
muchas cosas por Dios que nos traerán felicidad y salud. Sobre todo, para que lo entiendas debes
quitar tu ignorancia y comenzar a conocer a Dios a través de su palabra ósea la biblia,
conocer como piensa Dios y que quiere y porque lo quiere, para entender que todo es por
nuestro bien y para nuestro bien únicamente.


Hagámoslo juntos en esta oración, talvez esta oración no baste para tanto que necesitas,
pero creo que esta oración puede ser inicial para continuar con una vida de amor,
sí de amor, ese amor que no has vivido y te ha hecho falta en tu vida, ese amor que solo
puede dar Dios y nadie más.

“PORQUE, DIOS ES FIEL Y ES AMOR”.
 
OREMOS. 1ª oración.

Hno. Ricardo.

Padre Dios Yavhe, Señor creador nuestro que por el grande amor a tu Hijo Amado Jesucristo
decidiste salvarme íntegramente en cuerpo, alma y espíritu, te pido como dice la palabra
en Juan 14,13-14. Y todo lo que pidáis en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea
glorificado en el Hijo.  Si me pedís algo en mi nombre, yo lo haré.


Así que en Nombre de Jesús tu hijo amado, reclamo su Sangre Preciosa y me cubro,
me envuelvo y me protejo con ella, en todo mi ser, cuerpo, alma y espíritu.
Ahora mismo digo, yo (di tu nombre) pongo todo vínculo y atadura delante de tu presencia
majestuosa Dios Padre Amado, y renuncio libre y voluntariamte a esos daños del vínculo
de pecado, maldiciones y enfermedades en mi vida, así como de ataduras hereditarias,
de pecado y de muerte o maldiciones. Todo este daño y espíritus de mal impío que aún están
permaneciendo en mi persona, familia y línea familiar, de mi presente, pasado o futuro,
lo someto a los pies de Cristo Jesús Señor y Salvador de mi vida y mi causa,
y en su Nombre que esta sobre todo nombre, (+) corto, destruyo y desentierro,
todos los vínculos y ataduras ya mencionados, los quebranto por la Sangre Preciosa
de Jesucristo y por sus méritos. Amen.


Quebranto también todo espíritu de mal de impureza, inmundo, enfermedad, destrucción,
bajeza, de oscuridad y tiniebla, que viene de las ataduras y vínculos de descendientes,
condescendientes, por maldición o pecado, que dañan y afectan mi cuerpo, mi piel,
mi sangre, mi mente, memoria, voluntad, afectividad, emotividad, sensibilidad,
y mi sexualidad, hormonas, mi alma y mi espíritu. Amen.


Por la Sangre Preciosa de Jesucristo rompemos y destruimos también todo vínculo
y atadura que tuviera, tenga o haya tenido por medio de brujería, hechicería,
odios, rencores, pecados del cuerpo en general, debilidades emocionales,
falta de voluntad, vicios, o costumbres libertinas con cualquier persona, que haya tratado
directa o indirectamente o atravez de una tercera persona, y también pecado con mi cuerpo,
por relaciones sexuales, abuso, violación, tocamiento, o maldiciones de hechicería.
Queda en Nombre de Jesucristo, cortado y destruido, anulado y quebrantado todas las
ataduras y vínculos físicos y espirituales, y también las que estén dirigidas por espíritus
asignados, ordenados, dirigidos por chamanes y pitonisos, brujos etc.

 
Ordeno por el Poder de Dios Padre, por el Poder de Jesucristo; que todo espíritu de mal,
y todo daño mencionado físico y espiritual, así como toda acción he interacción de mal
se vallan a los pies de Cristo Jesús.

atados y amordazados, sin poder y sin ninguna autoridad, Fuera de mí,
fuera de mí en Nombre de Jesús, fuera de mi todo daño, todo mal, fuera,
fuera de mi por las Santas llagas de Cristo, y por el poder de su Preciosa Sangre,
fuera de mí, fuera, fuera, fuera, fuera.


(la persona puede soplar y soplar sacando fuera todo daño y mal,
es posible que eructe o vomite aire) Rocíale agua bendita encima de la persona.


Bendición; ahora Padre bueno del cielo, pedimos en Nombre de tu Hijo amado Jesucristo,
tu bendición y sello, reafirma el sagrado lazo de mi cuerpo, alma y espíritu que tengo contigo
mediante la fe, la esperanza y la caridad, de mi bautismo recibido,
y que florezca bellamente la paz, la salud, el amor y la luz de Cristo en mi mente,
cerebro, células, pensamiento, imaginación, voluntad, entendimiento y memoria
y en todo mi cuerpo. Amen, amen, amen.


Concédeme Dios amarte siempre y amar también tu creación y a tus ángeles
del cielo que me acompañen siempre; a tu amada esclava, y madre, y esposa
María Inmaculada y toda gracia y bendición la recibamos en ellos en tu Nombre
Santo Padre amado del cielo. Amen.


 



Sanidad en nuestro cuerpo. 2ª oración.









 
Espíritu Santo de Dios, del amor del Padre y del Hijo,
ven, ven Espíritu de Verdad,
luz que penetras el alma y fuente del mayor consuelo,
ven por favor.
Dame ojos para vivir y ver el misterio de Dios en mi vida,
aquel que Dios ha revelado en nuestros cuerpos cuando
dice en el Salmo 139,13-14. Porque tú formaste mis entrañas;
Tú me hiciste en el vientre de mi madre. Te alabaré;
porque formidables, maravillosas son tus obras;
Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien.


Bendice Señor mi cuerpo, y dame la gracia de ver y confrontar las mentiras en las que
he caído, las mentiras alojadas en nuestro corazón, y que hacen tan difícil para nosotros amar,
aceptar y entender nuestros cuerpos y nuestro corazón, así como tú los creaste.
Desaloja en mi esas impurezas y mentiras de nuestros corazones
“porque donde está tu tesoro, está tu corazón”,
para que pueda contemplar el Cuerpo de Cristo Jesús, sin vergüenza, sin daños en mi interior.
Porque en ese cuerpo desnudo de Cristo entregado por nosotros la verdad está dicha
y las mentiras del enemigo son derrotadas. En el Cuerpo de Cristo entregado por nosotros
descubrimos la hermosa redención de nuestros cuerpos y su transformación de hijos de Dios,
hágase Dios Padre tu voluntad en nuestros cuerpos y bendícelos en santidad, salud y fortaleza,
según tu palabra y tus promesas. Amen.


Oración bendiciendo nuestra sexualidad y emociones. 3ª oración.
F: Señor Jesús si yo soy mujer me creaste como una flor,
con hermosura, aroma agradable a ti y dulzura.


M: Señor Jesús si soy varón me creaste celestialmente lleno de luz,
de fuerza y ternura, me hiciste como tú, varón de Dios, humilde y bueno.


Te agradezco el don de mi creación, de mi cuerpo y mi sexualidad,
de cada uno de los sentidos que me diste y emociones. Gracias por el don de mi
deseo sexual y el don de amar. Hoy te entrego todos mis deseos, aquellos que pueden
estar dañados y desordenados por debilites de lujuria, masturbación,
sadismo, morbosidad, e impureza. Te entrego todos mis deseos desordenados en mi corazón,
y te pido que los crucifiques contigo, dame la gracia y el valor para morir contigo, Amado Jesús,
para que pueda renacer contigo. Sáname Señor Jesús, sana mi corazón, mis emociones,
por tus sufrimientos y tu amor, sáname. Destuerce en mi todo lo que este torcido,
sana mis heridas y mis recuerdos, endereza mi corazón, mis ideas y sentimientos,
pon tu mano de buen pastar en cada recuerdo y pecado; perdóname. Sana mis culpas,
mis hechos dolosos, mis males que he cometido, y acciones que me han ensuciado,
porque tu moriste por mí en la cruz para rescatarme de las garras del mal,
por tu muerte y resurrección lléname de tu amor, de tu luz y santidad y bendíceme,
soy tu creación, tu agrado y tu anhelo. Acepto mi sexualidad, acepto mi deseo sexual,
acepto tu amor y tu perdón. Amar en tu nombre con libertad, fidelidad y fecundidad. Amen.


 
No olvides que la felicidad está en seguir a Dios y no al mundo.
Todo pasa y pasará, pero el que sigue a Cristo no morirá para siempre, sino vivirá. Amen.
 DIOS ES AMOR.

Agregar un comentario

Tu nombre o Ingresar

Tu dirección de correo (no se mostrará)

¿De qué color es el pasto? (chequeo de seguridad)

Mensaje *

© 2022 Fe con poder y amor en Cristo