Sanación y Fe con Poder en Cristo

Menú

| Más
Text
Hoja de oración No. 32
Nueve días de oración al Espíritu Santo de Dios.
HNO. RICARDO CHI C. MERIDA YUC, MEX. NOVIEMBRE DE 2015.

En mi experiencia he visto que esta bendita oración al Espíritu Santo, fortalece, anima,
y vivifica el alma, sana los daños que hayamos recibido. Es una oración liberadora y purificadora, ademas santifica, anima a los sacramentos. Al ser ofrecida cada día a nuestros seres queridos; ellos reciben multitudes de gracias y son llevados a la conversión en Cristo Jesús.
Aconsejo se haga para fines y bendiciones abundantes en sus vidas. Dios les bendiga. Amén.




NUEVE DIAS DE ORACIONES AL ESPIRITU SANTO. 
El Papa Juan XXIII, en el Concilio Vaticano II, en el que pidió una nueva Efusión del Espíritu en la Iglesia. - Llevar a la persona a tener un encuentro profundo con Jesús Resucitado,  a través de esta Nueva efusión del espíritu. Pidamos por una poderosa efusión del Espíritu Santo.
Cristo murió en la Cruz para que nosotros seamos transformados por el Espíritu en hijos de Dios, participando de su santidad. Pero debemos desearlo, pedirlo y disponernos a recibirlo.
Orar cada día de la novena:

Acto de consagración al Espíritu Santo:
Yo confieso ante Dios Padre todo poderoso y ante ustedes hermanos que he pecado...
En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Recibe ¡oh Espíritu Santo de Dios!, la consagración perfecta y absoluta de todo mi ser que te hago en este día, para que te dignes ser en adelante, y en cada uno de los instantes de mi vida, y en cada una de mis acciones, mi Director, mi Luz, mi Guía, y mi Fuerza, y  el amor de mi Corazón. Yo me abandono sin reserva a tus operaciones divinas, y quiero ser siempre dócil a tus santas inspiraciones. ¡Oh Bendito Espíritu Santo de Dios!  transformame con María y en María, en Cristo Jesús Sacerdote y victima; para la Gloria de Dios Padre Creador. Para la Gloria de Dios Hijo Redentor. Para la Gloria de Dios Espíritu Santo Santificador. Amén.

Por la señal, de la Santa Cruz, de nuestros enemigos libranos Señor... etc.

Señor mío Jesucristo, Dios y Hombre verdadero; tú que desde el momento que resucitaste estas lleno de Gloria y Majestad, vivo, verdadero entre nosotros.
"Como dijste, Yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo"
Y siendo Dios, has querido quedarte.
=CON ESPÍRITU Y VERDAD= en nuestras vidas, y corazón,
tienes el poder de actuar y transformar todo mí interior fortaleciendo de tu gracia
y bendición. Sí, lo creemos de todo corazón y depositamos en tí, nuestra confianza
y nuestra esperanza. Si extendemos las manos
"clamando, Ven Espíritu Santo, Ven Espíritu de Cristo, Ven Espíritu de salud
y renovación transformadora.
Ven, Ven a Renovar mi vida, mi ser, toda mi persona.

Que mi vida experimente Ho Dios verdadero y de Amor la fuerza de Tú Espíritu Santificándome, cambiando mi amargura en alegría, cambiando desesperanza en gracia, cambiando mi dificultad en bienestar, mi necesidad en prosperidad, mi angustia en paz, mis preocupaciones en consuelo, mi tormenta en bonanza, mis lagrimas y penas en salud, en amor, en el anhelo de buscarte cada vez más, el gozo de poder caminar contigo de la mano; ¿porque? porque no estoy solo, tu Señor estas conmigo, tu mano extiendes y me da confianza, la oscuridad con tu presencia la discipas y el camino pedregozo lo aparejas con tu Espíritu.

Que mi lengua no sea somera y áspera, no te ofenda con mis palabras y pensamientos, tampoco mis razonamientos sean mi camino, más bien, cambia mi vida en esta novena, de tal forma que no tenga necesidad de seguir mendigando el pecado, ni mi corazón viva lejos de tu presencia, ni el maligno sea el aprovechado de mis debilidades,
y mi ignorancia el motivo de mi ruina.
Has brillar tu Espíritu de tal forma que guie completamente mi vida y sea el faro que me lleve a saciar mi sed de amor y de justicia a los rios de agua viva de tu poder.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, hoy y siempre; Gloría, Honor y Majestad a Dios que todo lo puede y realiza en nuestras vidas. Amén.


Dios te salve María hija de Dios Padre, llena eres de gracia el Señor es contigo…
Dios te salve María Madre de Dios Hijo, llena eres de gracia el Señor es contigo…
Dios te salve María Esposa de Dios Espíritu Santo, llena eres de gracia el Señor es contigo…

Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, cómo era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amén.


ORACIONES PARA EMPEZAR TODOS LOS DÍAS
¡Dios mío! Dios de amor y de verdad.
Autor de la santificación de nuestras almas.
Postrado humildemente ante vuestra soberana Majestad,
detesto en lo más profundo de mi corazón todos mis pecados,
como ofensas hechas a tu persona,
porque eres un Dios digno de ser amado sobre todas las cosas.

¡Oh bondad infinita! ¡Quién jamás yo, hubiera ofendido! Perdonadme,
porque eres Señor, Dios de gracia y de misericordia,
perdonadme mis continuas infidelidades;
el no haber tenido valor para evitar cosa alguna,
después que tantas veces vuestra misericordia y gracia me han solicitado,
reprendido, amenazado e inspirado amorosamente.

Me pesa, me arrepiento de la ingrata correspondencia e indigna ceguedad con que he resistido incesantemente a vuestros dulces y divinos llamamientos.
Más propongo firmemente con vuestro auxilio de no ser ya rebelde a tu presencia, de seguir en adelante vuestras tiernas inspiraciones con suma docilidad.
A este fin, alumbrad, oh fuente de luz, mi entendimiento, fortaleced mi voluntad, purificad mi corazón, arreglad todos mis pensamientos, deseos y afectos, y hacedme digno de gustar los frutos bienaventurados que vuestros dones producen en las almas que os posees. Concededme las gracias que os pido en esta novena, si han de ser de tu beneplacito para mayor gloria vuestra, y para que yo os vea, ame y alabe sin fin en vuestra gloria. Amén.

 
INVOCACIÓN AL ESPÍRITU SANTO
Ven, Espíritu Divino manda tu luz desde el cielo.
Padre amoroso del pobre; don, en tus dones espléndido;
luz que penetra las almas; fuente del mayor consuelo.
Ven, dulce huésped del alma, descanso de nuestro esfuerzo,
tregua en el duro trabajo, brisa en las horas de fuego,
gozo que enjuga las lágrimas y reconforta en los duelos.
Entra hasta el fondo del alma, divina luz y enriquécenos.
Mira el vacío del hombre, si tú le faltas por dentro;
mira el poder del pecado, cuando no envías tu aliento.
Riega la tierra en sequía, sana el corazón enfermo,
lava las manchas, infunde calor de vida en el hielo,
doma el espíritu indómito, guía al que tuerce el sendero.
Reparte tus siete dones, según la fe de tus siervos;
por tu bondad y tu gracia, dale al esfuerzo su mérito;
salva al que busca salvarse y danos tu gozo eterno. Amén.


Oración por los 7 dones del Espíritu Santo

Oh, Señor Jesucristo, que antes de ascender al cielo prometiste enviar al Espíritu Santo para completar tu obra en las almas de tus Apóstoles y discípulos, dígnate concederme el mismo Espíritu Santo para que Él perfeccione en mi alma la obra de tu gracia y de tu amor, pueda asi llegar a la plenitud de tu gracia santificadora, amandote y siendo docil a tu voluntad.

Concédeme el Espíritu de Sabiduría, que es la belleza mas admirable y esplendida,
el don amado que en tu Hijo nos concediste y la gracia plena he invaluable de su amor.
Para que pueda despreciar las cosas perecederas de este mundo y aspirar sólo a las cosas,
que son tu voluntad en tus divinos mandamientos.

Concédeme el Espíritu de Entendimiento para iluminar mi mente con la luz de tu divina verdad, entender tus caminos a la luz de la fe, sin temores y en confianza plena, asi conocer el proposito sobre mí en la vida abundante.

Concédeme el Espíritu de Consejo, para que pueda siempre elegir el camino más seguro, agradar a Dios y ganar el Cielo, pudiendo ayudar a todo el que lo necesite al bién y elección de su vida en sus dificultades, penas, necesidades y vida espíritual.

Concédeme el Espíritu de Fortaleza, para que pueda llevar mi cruz contigo y sobrellevar con coraje todos los obstáculos que se opongan a mi salvación, mantenido en pie en la batalla, siendo mi elección cotidiana la perseverancia, la oración y la confianza.

Concédeme el Espíritu de Conocimiento para que pueda conocer a Dios y conocerme a mí mismo y crecer en la perfección de la ciencia de los santos, profundizando más el misterio de tu amor, en una vida de oración y obediencia.

Concédeme el Espíritu de Piedad para que pueda encontrar el servicio a Dios, dulce y amable, siendo humilde y paciente en la asistencia del necesitado y enfermo.

Concédeme el Espíritu de Temor de Dios para que pueda ser lleno de reverencia amorosa hacia Dios y que tema en cualquier modo disgustarlo. Que esta sea la bace de mi vida, observar sus mandatos y obedecerlos con plena alegría y humildad.

Márcame, amado Señor, con la señal de tus verdaderos discípulos y anímame en todas las cosas con el fuego tu Espíritu. Amén.

A continuación rezar la oración del día que corresponda: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9
DIA NUMERO 1,
(ESTA ORACION CAMBIA SEGÚN EL DÍA QUE CORRESPONDA COMO INDICA AL FINAL. Busque la oración del día correspondiente al fina de esta hoja. )

 
¡Oh Espíritu Santo! Fuente viva de divinas aguas, en la creación del mundo santificastes las aguas. Agua del Jordán sello de tu Espíritu en el bautismo de Jesucristo, Señor nuestro.
Yo suplico que seas en mí, Espíritu de agua viva, y ningún lugar haya tan árido y seco en mi alma; sed pues la Sagrada fuente de aguas vivas, que jamás se agote para que otros puedan beber de tu consuelo y salvación. Que broten rios de agua viva dentro de mi corazón y corran hacia los demas llevando la vida de tu palabra saciando su sed de amor.

Ofrezco mi corazón y lo dispongo en esta oracion novena, sea para mayor gloria vuestra y bien de mi alma. Amén.
¡Espíritu Santo!
¡Señor de Luz!
¡Danos, desde tu clara altura celestial, tu puro radiante esplendor!
he, ilumina mi vida y mi caminar día a día. Amén.

El Espíritu Santo nos convenzca de pecado.
Sólo una cosa es importante, amar como Jesús amo.
Si nos amamos los unos a los otros y somos solidarios, justos, amables, humildes,
y nos mantenemos firmes en la Palabra, llegará  la salvación eterna.
Por lo tanto, sólo una cosa hay que temer: el pecado, el odio, la venganza, la pereza,
el desprecio, la soberbia, la injusticia y la maldad.
El pecado es el resultado de la rebeldia e ignorancia, debilidad e indiferencia.
Esa falta de conocimiento de la palabra de Dios.
El Espíritu Santo es el Espíritu de Luz, de Fuerza y de Amor.
Nos defiende contra las asechanzas del demonio y sus maquinacions, nos capacita
con sus siete dones, ilumina la mente, fortalece la voluntad, e inflama el corazón con
el amor de Dios. Nos da poder de hijos de Dios para vencer al maligno.
Para asegurarnos la salvación debemos invocar al Divino Espíritu diariamente,
porque  “el Espíritu viene en ayuda de nuestra flaqueza".
Pues nosotros no sabemos cómo pedir para orar como conviene;
más el Espíritu mismo intercede por nosotros (Rom 8,26). Marcos cap. 16
El que practica su fe, reprende al maligno, usa los sacramentales y la Sangre de Cristo
como escudo, honra a Dios y le busca de corazón, es libre del maligno.

Oración:
Omnipotente y Eterno Dios, que has condescendido para regenerarnos con el agua
y el Espíritu Santo, y nos has dado el perdón de todos los pecados, permite enviar del cielo sobre nosotros los siete dones de tu Espíritu, el Espíritu de Sabiduría y de Entendimiento,
el Espíritu de Consejo y de Fortaleza, el Espíritu de Conocimiento y de Piedad,
y llénanos con el Espíritu del Santo Temor. Amén.


A continuación se hace el, Rosario del Espíritu Santo  (Todos los días.)
 
Padre nuestro que estas en los cielos…


Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra, Dios te salve.
A ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas.
Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros, esos tus ojos misericordiosos.
Y, después de este destierro, muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre.
¡Oh clementísima, OH piadosa, OH dulce Virgen María!
Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas y gracias de Nnuestro Señor Jesucristo. Amén.


Gloria al Padre…Y la Jaculatoria: ¡Padre, Padre, envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor!.. 
 
 PRIMER MISTERIO.. Honremos al Espíritu Santo y adoremos al amor sustancial que procede del Padre y del Hijo y los une en una Caridad infinita y eterna.
Diez veces en cada misterio se dira.  Ven, Espíritu Santo, llena los corazonesde tus fieles.
Todos. Y enciende en ellos (nosotros) el fuego de tu divino amor..
Envía Señor tu Espíritu y se renovara la faz de la tierra.

Gloria al Padre…Y la Jaculatoria: ¡Padre, Padre, envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor!..  Así, sea.
 
 SEGUNDO MISTERIO.. Honremos la operación del Espíritu Santo y adorémosle, porque hizo Inmaculada a María en su Concepción y la santificó con la plenitud de su gracia.. .Ven, Espíritu Santo, etc... (10 veces).
Envía Señor tu Espíritu y se renovara la faz de la tierra.
Gloria al Padre…Y la Jaculatoria: ¡Padre, Padre, envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor!..  Así, sea.
 
 TERCER MISTERIO.. Honremos la operación del Espíritu Santo y adorémosle, porque hizo a la Santísima Virgen Madre del Verbo divino en el Misterio de la Encarnación.. .Ven, Espíritu Santo, etc.. (10 veces).
Envía Señor tu Espíritu y se renovara la faz de la tierra.
Gloria al Padre…Y la Jaculatoria: ¡Padre, Padre, envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor!..  Así, sea.
 
 CUARTO MISTERIO.. Honremos la operación del Espíritu Santo y adorémosle, porque dio la vida a la Iglesia en el día glorioso de Pentecostés.. .Ven, Espíritu Santo, etc.. (10 veces).
Envía Señor tu Espíritu y se renovara la faz de la tierra.
Gloria al Padre…Y la Jaculatoria: ¡Padre, Padre, envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor!..  Así, sea.
 
 QUINTO MISTERIO.. Honremos la operación del Espíritu Santo y adorémosle, porque reside de una manera permanente en la Iglesia y la asiste, según la promesa divina, hasta la consumación de los siglos.. .Ven, Espíritu Santo, etc.. (10 veces).
Envía Señor tu Espíritu y se renovara la faz de la tierra.
Gloria al Padre…Y la Jaculatoria: ¡Padre, Padre, envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor!..  Así, sea.
 
 SEXTO MISTERIO.. Honremos la operacióndel Espíritu Santo y adorémosle, porque creó en la Iglesia al nuevo Cristo, que es el sacerdote, y confirió la plenitud del sacerdocio a todos los sacerdotes y a los Obispos.. .Ven, Espíritu Santo, etc.. (10 veces).
Envía Señor tu Espíritu y se renovara la faz de la tierra.
Gloria al Padre…Y la Jaculatoria: ¡Padre, Padre, envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor!..  Así, sea.
 
 SEPTIMO MISTERIO.. Honremos la operación del Espíritu Santo y adorémosle en la virtud heroica de los santos en la Iglesia, obra secreta y maravillosa del Santificador Omnipotente... que nos invita a ser santos. Ven, Espíritu Santo, etc.. (10 veces).
Envía Señor tu Espíritu y se renovara la faz de la tierra.
Gloria al Padre…Y la Jaculatoria: ¡Padre, Padre, envíanos al Paráclito prometido por nuestro Señor!..  Así, sea.
 
Para terminar: Envía tu Espíritu y todo será creado.
Todos. Y renovarás la faz de la tierra.. 
 
OREMOS. Oh Dios que con la luz del Espíritu Santo enseñaste a los fieles la verdad, concédenos conocerla en el mismo Espíritu y gozar siempre de sus consuelos celestiales. Por Jesucristo Nuestro Señor. Así sea. 

 

Oh divino Espíritu de amor, lazo sagrado que unes al Padre y al Hijo,
Espíritu omnipotente, fiel consolador de los afligidos,
penetra en lo profundo de mi corazón y sanalo.
Haz brillar ahí tu resplandeciente luz.
Admirable, radiante de bonda y perdon.
Derrama tu dulce rocío sobre esta tierra desierta,
a fin de poner término a su larga aridez.
Envía los dardos celestiales de tu amor
hasta el santuario de mi alma, de manera que al penetrar en él,
enciendan llamas ardientes que consuman todas mis debilidades,
mis negligencias y mis languideces.
Ven, ven dulce Consolador de las almas desoladas,
refugio en el peligro, protector en la aflicción y desamparo.
Ven, tú que lavas a las almas de sus manchas, las restauras
y curas sus heridas.
Ven, fuerza de los débiles, apoyo de los que caen.
Ven, doctor de los humildes que derribas a los orgullosos.
Ven, padre de los huérfanos, esperanza de los pobres, alimento
del alma que sacias mi sed, tesoro de los que están en la indigencia.
Ven, fuerza poderoza de los hijos de Dios que habitas en los corazones..
Ven, oh Espíritu Santo, ven y derramate sobre mí.
Dame los dones, los carismas, los frutos y las virtudes
como la corona de gloria en el camino de santidad.
Haz mi alma simple, dócil y fiel, y condesciende con mi debilidad
tan bondadosamente, que mi pequeñez encuentre gracia ante
tu grandeza infinita; mi impotencia ante tu fuerza,
y mis ofensas ante la multitud de tus misericordias. Amén. 



PRECES AL ESPIRITU SANTO EN FORMA DE LETANIA 

 Señor, ten piedad de nosotros.
Cristo, ten piedad de nosotros.
Señor, ten piedad de nosotros.
 
Padre omnipotente, ten piedad de nosotros.
Jesús, Hijo eterno del Padre y Redentor del mundo, sálvanos.
Espíritu del Padre y del Hijo y Amor infinito Uno y del Otro, santifícanos.
Trinidad Santísima, óyenos.
 
Espíritu Santo, que procedes del Padre y del Hijo. Ven a nosotros
Promesa del Padre, Ven a nosotros
Don de Dios Altísimo, Ven a nosotros
Rayo de luz celeste, Ven a nosotros
Fuente de agua viva, Ven a nosotros
Espíritu de amor y de verdad, Ven a nosotros
Fuego abrasador, Ven a nosotros
Autor de todo bien, Ven a nosotros
Unción espiritual, Ven a nosotros
Caridad ardiente, Ven a nosotros
Espíritu de sabiduría, Ven a nosotros
Espíritu de entendimiento, Ven a nosotros
Espíritu de consejo y fortaleza, Ven a nosotros
Espíritu de ciencia y de piedad, Ven a nosotros
Espíritu de temor del Señor, Ven a nosotros
Espíritu de gracia y de oración, Ven a nosotros
Espíritu de paz y de dulzura, Ven a nosotros
Espíritu de modestia y de inocencia, Ven a nosotros
Espíritu consolador, Ven a nosotros
Espíritu santificador, Ven a nosotros
Espíritu que gobiernas la Iglesia, Ven a nosotros
Espíritu que llenas el universo, Ven a nosotros
Espíritu de adopción de los hijos de Dios, Ven a nosotros
 
Espíritu Santo, imprime en nosotros el horror al pecado, te rogamos óyenos.
Espíritu Santo, ven a renovar la faz dela tierra, te rogamos óyenos.
Espíritu Santo, derrama tus luces en nuestra inteligencia, te rogamos óyenos.
Espíritu Santo, graba tu ley en nuestros corazones, te rogamos óyenos.
Espíritu Santo, abrásanos en el fuego de tu amor, te rogamos óyenos.
Espíritu Santo, ábrenos el tesoro de tus gracias, te rogamos óyenos.
Espíritu Santo, enséñanos a orar como se debe, te rogamos óyenos.
Espíritu Santo, ilumínanos con tus inspiraciones celestiales, te rogamos óyenos.
Espíritu Santo, concédenos la única ciencia necesaria, te rogamos óyenos.
Espíritu Santo, inspíranos la práctica de tus virtudes, te rogamos óyenos.
Espíritu Santo, haz que perseveremos en tu justicia, te rogamos óyenos.
Espíritu Santo, sé Tú mismo nuestra recompensa, te rogamos óyenos.
 
Cordero de Dios que borras los pecados del mundo: envíanos tu Espíritu Santo.
Cordero de Dios que borras los pecados del mundo: derrama en nuestras almas los dones del Espíritu Santo.
Cordero de Dios que borras los pecados del mundo: infúndenos el Espíritu de sabiduría y devoción .
 
V. Ven ¡Oh Espíritu Santo! llena con tus dones los corazones de tus fieles.
R. Y enciende en ellos el fuego de tu amor. 


ORACIONES FINALES PARA TODOS LOS DÍAS
 
Ven Espíritu Santo Creador a visitar nuestro corazón
y llena con tu gracia viva y eficaz nuestras almas, que tú creaste por amor.
Tú, que eres llamado consolador, don del Dios altísimo y Señor.
Vertiente viva, fuego que es la caridad, de los dones del Padre, el dispensador.
Tú Dios que plenamente te nos das, dedo de la diestra paternal.
Eres tú la promesa que el Padre nos dio; con tu palabra enriqueces nuestro cantar.
Nuestros sentidos tendrás que iluminar, nuestro corazón inflamarás y nuestro cuerpo frente a la tentación con tu fuerza constante ven a reafirmar.
Aparta de nosotros la opresión, tu paz danos pronto sin tardar; y, siendo tú nuestro buen guía, y conductor, evitemos así toda fuerza del mal.
Danos a nuestro Padre conocer, a Jesús tu  Hijo comprender,
y a ti Dios que procedes de tu mutuo amor te creemos con ardiente y sólida fe. Amén.


 ORACIÓN.
¡Oh Espíritu Santo! Divinísimo consolador de mi alma, fuego, luz y celestial unción,
ardor de los corazones humanos, si es para gloria de vuestra Majestad que yo consiga
lo que deseo y pido en este día, que con todo el corazón te lo pido como Jesús nos enseño, pedid y se os dará, recibiréis una medida apretante, humildemente te pido,  dignáos concedérmelo benignamente, acordandote de tu divina misericordia y bondad, dirigid mi petición, dándome la gracia que ha de ser para vuestra mayor gloria y bien de la salvación y de mi alma, concédeme descubrir y seguir vuestro propósito sin desanimar y cumplir a diario tu voluntad con la pasión y el amor, agradecido en constante oración. Amén.


(Ahora cada uno se recogerá interiormente y pedirá la gracia que más necesite en oración.)

ANTÍFONA
No os dejaré huérfanos, aleluya;
voy y vengo a vosotros, aleluya;
y se alegrará vuestro corazón, aleluya, aleluya.
Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo. Amén.
Que el injusto siga cometiendo injusticias y el manchado siga manchándose;
que el justo siga practicando la justicia y el santo siga santificándose.
Mira, vengo pronto y traigo mi recompensa conmigo para pagar a cada uno según su trabajo.
Yo Soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin.
El Espíritu y la Novia dicen: "Ven" Y el que oiga, diga: "Ven"   

V. Envia, Señor, vuestro Santo Espírito, y serán creadas todas las cosas.
R. Y renovaras la faz de la tierra. (Apocalipsis 22, 11...17)
 
ORACIÓN
Oh Dios, que habéis instruido los corazones de los fieles con la ilustración del Espíritu Santo, dadnos el sentir rectamente con este mismo Espíritu, y gozar siempre de su consolación.
Por Jesucristo Señor Nuestro, tu Hijo, que Vive Contigo y Reina en la unidad del mismo Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.


Que el Espíritu Santo fuente de toda pureza, hos nos la comunique por medio de la Cruz
guardando vuestros cuerpos y vuestras almas siempre puros, sin macha y con salud
y que la bendición de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo, descienda sobre cada
uno de vosotros para que así podamos servir al Señor mejor sanos que enfermos.
En el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Que la paz  de Cristo quede sellado en mí corazón y las puertas del cielo sean abiertas con el Soplo del Espíritu Santo, derramando, toda clase de bendiciones en mí vida. Amén
Hno. J. Ricardo Chi C. Mérida Yucatán Nov/2011. Parroquia Santa Rosa de Lima.


 
 
A continuación rezar la oración del día que corresponda:
2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9

DIA NUMERO 2,
(Al orar el día dos, se hará esta oración antes de los siete misterios.)
¡Oh Espíritu Santo! Que haciendo sombra con vuestra virtud altísima a la purísima Virgen María, llenándola al mismo tiempo de gracia plena, arca de amor y perfección he inmaculada en su concepción. Obrasteis de un modo inefable y omnipotente la obra infinita de la Encarnación del Verbo eterno, en el seno virginal de vuestra celestial Esposa: haced sombra a mi alma y concededme la gracia necesaria para que yo sea digno de recibir al mismo Verbo Divino hecho hombre y sacramentado por amor, santificandome y llenandome de tus virtudes especiales que os pido en esta novena, sea para mayor gloria vuestra, y bien de mi alma. Amén.
El don del Santo Temor de Dios nos llena con un soberano respeto por Dios,
su palabra, sus obras y nos hace que a nada temamos más que a ofenderlo por el pecado.
Es un temor que se eleva, no desde el pensamiento del infierno, sino del sentimiento
de reverencia y filial sumisión a nuestro Padre Celestial desde los cielos eternos.
Es el temor principio de sabiduría, riqueza, salud, felicidad y goza de una admirable complacencia y delicia de Dios.
Nos aparta de los placeres mundanos que podrían de algún modo separarnos de Dios, enseguesernos por las necesidades, los deleites y vicios.
“Los que temen al Señor tienen corazón dispuesto, y en su presencia se humillan”
(Ecl 2,17). El amor esta por ensima del miedo, el que ama a Dios le busca y se esfuerza por agradarle y contentarle en todo lo que hace. El amor verdadero, vence al miedo.

Oración.
¡Ven, Oh bendito Espíritu del Santo Temor, penetra en lo más íntimo de mi corazón, que te tenga, mi Señor y Dios, ante mi rostro para siempre, ayúdame a huir de todas las cosas que te puedan ofender y hazme merecedor ante los ojos puros de tu Divina Majestad en el Cielo, donde Tú Vives y Reinas en unidad de la siempre Bendita Trinidad, Dios en el mundo que no tiene fin. Por los Siglos de los Siglos. Amén.

 
DIA NUMERO 3,
(Al orar el día tres, se hará esta oración antes de los siete misterios.)
¡Oh Espíritu Santo! Celestial paloma que, abriendo de par en par los cielos, bajasteis sobre Jesús ya bautizado en el Jordán, simbolizando: que desde el momento en que tomó la naturaleza humana, habitaba en él la plenitud de la Divinidad; bajad sobre la mía pobre y miserable y llenadla del don de sabiduría, de consejo, de entendimiento y fortaleza,
de ciencia, piedad y temor de Dios; y dadme la gracia que pido en esta novena,
sea para mayor gloria vuestra y bien de mi alma. Amén.
El don de Piedad suscita en nuestros corazones una filial afección por Dios como nuestro amorosísimo Padre nos inspira.
Hace florecer el amor sustancial pra brillar en los dones, virtudes y frutos de tu Santo Espiritu por amor a Él, nos enseña a amar y respetar a las personas, la creacion y toda criatura, honra y respeto por lo sagrado, así como aquellos que están investidos con su autoridad, y nuestra investidura de hijos profetas, reyes y sacerdotes, honrar y respetar amando a su Santísima Madre y los Santos, la Iglesia y su cabeza visible, nuestros padres y superiores, nuestra familia, nuestro país y sus gobernantes.
Quien está lleno del don de Piedad no encuentra la práctica de la religión
como deber pesado, sino como deleitante servicio, Donde hay amor no hay trabajo.
El que es bueno, imita al Maestro y enseña su bondad y su divina justicia y piedad.

Oración.
Ven, Oh Bendito Espíritu de Piedad, toma posesión de mi corazón. Enciende dentro mío tal amor por Dios que encuentre satisfacción sólo en su servicio, y por amor a Él me someta amorosamente a toda legítima autoridad. Amén.


DIA NUMERO 4,
(Al orar el día cuatro, se hará esta oración antes de los siete misterios.)
¡Oh Espíritu Santo! que en tu palabra nos iluminas en la union del amor de Cristo en los hombres. Juan. 1:4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 
1:5 La luz en las tinieblas resplandece, y las tinieblas no prevalecieron contra ella.
1:9 Aquella luz verdadera, que alumbra a todo hombre, venía a este mundo. 
1:10 En el mundo estaba, y el mundo por él fue hecho; pero el mundo no le conoció. 
1:11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron. 
1:12 Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios; 
1:13 los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, sino de Dios. 
1:14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.
 
Espíritu Santo, ilustrad, proteged y fecundad mi alma con la luz verdadera para que yo sea digno discípulo de Jesús, has brillar tu luz para que sea la lampara que alumbra a toda la casa, y lleve esta divina luz enriquesida con tu palabra a cada hombre necesitado, avivando en mí tu palabra en Pedro, hos haré pescadores de hombres y dadme la gracia que os pido en esta Novena, sea para mayor gloria vuestra y bien de mi alma. Amén.


Por el don de la fortaleza, el alma se fortalece ante el miedo natural y soporta hasta el final el desempeño de una obligación. La fortaleza le imparte a la voluntad un impulso y fuerza necesaria que la mueve a llevar a cabo, sin dudarlo, las tareas más arduas, a enfrentar los peligros, y a soportar sin quejarse el lento martirio de la tribulación aún de toda una vida. “El que persevere hasta el fin, ese se salvará”(Mt 24,13).
El fuerte vence a debil, pero la fortaleza sana la humillación y levanta al debil de su desgracia, porque "No es por el poder, ni por la fuerza sino por el Espíritu de Dios que vencemos"

Oración

Ven, Oh Espíritu de Fortaleza, alza mi alma en tiempo de turbación y adversidad, sostiene mis esfuerzos de santidad, fortalece mi debilidad, dame valor contra todos los asaltos de mis enemigos, que nunca sea yo confundido(a) y me separe de Ti, Oh mi Dios y mi máximo Bien. Amén
 
DIA NUMERO 5,
(Al orar el día cinco, se hará esta oración antes de los siete misterios.)
¡Oh Espíritu Santo! Suave viento que llenó el Cenáculo y dio fuerza, valor a los corazones de cuantos os esperaban, orando fervorosamente unidos con una alma y un corazón: Esperando con solida seguridad la promesa hecha por Jesús. Hos conviene que me vaya, porque si nó, no vendra a vosotros el Espíritu Santo, lo recibireís. Ven ho Espíritu Santo y ocupad ¡oh Espíritu de vida y amor! toda la casa de mi pequeño espíritu, mí memoria, entendimiento, voluntad, alma y corazón: y dadme la gracia que pido en esta Novena, sea para mayor gloria vuestra y bien de mi alma. Amén.
El don del Conocimiento: permite al alma, darle a las cosas creadas su verdadero valor en su relación con Dios. El conocimiento desenmascara la simulación de las creaturas, revela su vacuidad y hace notar sus verdaderos propósitos como instrumentos al servicio de Dios. Nos muestra el cuidado amoroso de Dios aún en la adversidad, y nos lleva a glorificarlo en cada circunstancia de la vida. Guiados por su luz damos prioridad
a las cosas que deben tenerla y apreciamos la amistad de Dios por encima de todo.
Nos enriquese y nos enaltece con dignidad y respeto.
“El conocimiento es fuente de vida para aquel que lo posee” (Prov 16,22).
La bace del conocimiento es decearlo, pedirlo, buscarlo y amarlo, esta al alcance
de todos, el que se desprecia a si mismo desprecia el conocimiento de Dios.

Oración.
Ven, Oh Bendito Espíritu de Conocimiento, y concédeme que pueda percibir la voluntad del Padre; muéstrame la nulidad de las cosas de la tierra, que tenga idea de su vanidad
y las use sólo para tu gloria y mi propia salvación, siempre por encima de ellas mirándote a Ti y tus premios eternos. Amén.


DIA NUMERO 6,
(Al orar el día seis, se hará esta oración antes de los siete misterios.)
Oh Espíritu Santo! Luz clarísima que iluminó el entendimiento de los santos Apóstoles, comunicándoles, como Sol naciente, toda la luz que necesitaban para su perfección y para la predicación a la conversión del mundo: llenad ¡oh luz beatísima! todos lo más intimo de mi interior, para que os conozca y dé a conocer a todo el mundo; y esta luz discipe toda oscuridad para siempre en mi corazón y la gracia que pido en esta novena, sea  para mayor gloria vuestra y bien de mi alma, que yo, hijo(a) tuyo(a) sea iluminado y dirigido por tán admirable premio y bendición. Amén.

El Entendimiento, como don del Santo Espíritu, nos da esa luz necesaria para poder atravesar esta vida con bondad, fe y esperanza, ayuda a aferrarnos del Señor en cada instante y momento más crucial de nuestra vida, por la fe las conocemos, pero por el entendimiento aprendemos a apreciarlas y a apetecerlas. Nos permite penetrar el profundo significado de las verdades reveladas y, a través de ellas, avivar la novedad
de la vida. Nuestra fe deja de ser estéril e inactiva e inspira un modo de vida que da elocuente testimonio de la fe que hay en nosotros. Comenzamos a “caminar dignos
de Dios en todas las cosas complaciendo y creciendo en el conocimiento de Dios”. Encontramos un estilo de vida nueva, al estilo de Jesús. Amén.
El entendimiento no entra por la cabeza, entra por las rodillas; de tanto orar sube
al corazón y salta a la cabeza para cambiar nuestros pensmientos y corregir nuestro comprender, sale por nuestros labios para testificar la Gloría de Dios.

Oración.
Ven, Oh Espíritu de Entendimiento, e ilumina nuestras mentes y corazones, que podamos conocer y creer en todos los misterios de la salvación, y que por fin podamos merecer ver la eterna luz en la Luz, y en la luz de la gloria tener una clara visión de Ti y del Padre
y del Hijo. Amén.


DIA NUMERO 7,
(Al orar el día siete, se hará esta oración antes de los siete misterios.)
¡Oh Espíritu Santo! Sagrado fuego que apareciendo visible sobre los Apóstoles el día de Pentecostés, inflamastes divinamente sus corazones para que, abrasados en vuestro amor, encendiesen después a todo el mundo en las mismas sagradas llamas: encended en vuestros santísimos ardores mi corazón helado, para que, abrasado mi espíritu en ellos, encienda en vuestro divino amor a cuantos tratare; y dadme la gracia que pido en esta Novena, sea para mayor gloria vuestra y bien de mi alma. Amén.
El don de Consejo, dota mí alma de prudencia, dadme luz en el discernimiento, conocimiento, entendimiento, sabiduria y humildad, permitidme juzgar con rectitud
y correctamente qué se debe hacer, especialmente en circunstancias difíciles.
Sea un guia especial, que conduce al camino de la verdad, con la luz del Espíritu Santo en esta conduccion de inteligencia, de paz y prudencia.
El Consejo aplica los principios dados por el Conocimiento y el Entendimiento a los innumerables casos concretos que confrontamos en el curso de nuestras vidas diarias. El consejo no es solo sentido común sino un don sobrenatural, un tesoro invalorable
en el tema de la salvación. “Y por encima de todo esto, suplica al Altísimo para que enderece tu camino en la verdad” (Ecl 37,15).
El que vive en la oracón y observancia en Dios, alcanzará el conocimiento.

Oración.

Ven, Oh Espíritu de Consejo, ayúdame y guíame en todos mis caminos para que
siempre haga tu Santa Voluntad. Inclina mi corazón a aquello que es bueno,
apártame de todo lo que es malo y dirígeme por el sendero recto de tus Mandamientos
a la meta de la vida eterna que yo anhelo. Amén.


DIA NUMERO 8,
(Al orar el día ocho, se hará esta oración antes de los siete misterios.)
¡Oh Espíritu Santo de Dios! Llama ardiente de fuego y caridad que con el fuego de tu amor inflamaste el corazón de los Santos Apóstoles y de la Renovación Carismática en todos los hombres apostólicos, les comunicaste el don de lenguas para la oración y la alabanza dando Gloria a tu Nombre y la conversión del mundo.
Inflamad sagrado fuego de amor a mi corazón y mi lengua, con gemidos inefables he inentendibles en la intimidad del corazón, como niños de pecho proclamando vuestra primera palabra "Abba, Padre" para que siempre hable y glorifique tu Nombre gobernado por Vuestro Espíritu, y así sea fervoroso en la caridad, en el hambre por tu Palabra y tu Pan, inflama mi corazón para que observen fielmente vuestros divinos mandamientos y permanezca en tu palabra; y dadme la gracia que pido en esta novena, sea para mayor gloria vuestra
y bien de mi alma. Amén.
El don de Sabiduría.
Abarcando a todos los otros dones, como la caridad abraza a todas las otras virtudes,
la Sabiduría es el más perfecto de los dones. De la Sabiduría está escrito:
“todo lo bueno vino a mí con Ella, y riquezas innumerables me llegaron a través de sus manos”.
Es el don de la Sabiduría el que fortalece nuestra fe, fortifica la esperanza, perfecciona
la caridad y promueve la práctica de la virtud en el más alto grado.
La Sabiduría ilumina la mente para discernir y apreciar las cosas de Dios, ante las cuales los gozos de la tierra pierden su sabor, mientras la Cruz de Cristo produce una divina dulzura, de acuerdo a las palabras del Salvador:
“Toma tu cruz y sígueme, porque mi yugo es dulce y mi carga ligera”.
La Sabiduría es Cristo mismo en el que estan escondidos todos los misterios y conocimiento, revelaciones de Dios que en plenitud ha derramado Dios en nuestras
vidas por su gracia de aseptar ésta vida nueva de su buen amadícimo Hijo,
creciendo en gracia y conocimiento en el amor del buen amado.

Oración:

Ven, Oh Espíritu de Sabiduría y revela a mi alma los misterios de las cosas celestiales,
su enorme grandeza, poder y belleza. Enséñame a amarlas sobre todo y por encima de todos los gozos pasajeros y las satisfacciones de la tierra. Ayúdame a conseguirlas y a poseerlas para siempre. Amén.


DIA NUMERO 9, (Ultimo día, se aconseja un convivio compartido.)
(Al orar el día nueve, se hará esta oración antes de los siete misterios.)


¡Oh Espíritu Santo! Caridad esencial que, difundida en los corazones humanos, los divinizáis comunicándoles todas las gracias que se incluyen en nuestros siete dones,
y comprenden cuanto necesita la vida espiritual, propia de cada uno, y la que deseáis
se comunique a todos los hombres: difundidlos, ¡oh Caridad santísima! en mi corazón tan pobre, vuestros siete dones, y que con ellos publique vuestras grandezas.
¡Oh Dios misericordioso! Vos, que antiguamente llenasteis en este dichoso día los pechos apostólicos de vuestra gracia, llenad los nuestros de vuestros divinos carismas, dones, frutos, virtudes y concedednos un crecimiento espiritual transformadora de gracias en nuestras vidas, confirmad las gracias que os hemos pedido en esta Novena, sea para mayor gloria vuestra y bien de nuestras almas. Amén.


Los frutos del Espíritu Santo.
Los dones y talentos del Espíritu Santo perfeccionan las virtudes sobrenaturales al permitirnos practicarlas con mayor docilidad he inspiración. Estas virtudes estan en nuestra vida y aveses no aparecen por los daños recibidos, frustraciones, desprecios, falta de amor de los padres y valores no infundados, son opacados y a medida que crecemos en el conocimiento y en el amor de Dios, y experimentamos el poder sanador del Señor en la oracion y la alabanza, bajo la dirección del Santo Espíritu, y nos desprendemmos del peso que llevamos, brotan como lus las virtudes para dar paso a los furtos del Espíritu Santo y nuestro servicio se torna más sincero y generoso y la práctica de las virtudes más perfecta. Tales actos de virtudes dejan el corazón lleno de alegría, consolación y son conocidos como frutos del Espíritu Santo. Estos frutos, a su vez, hacen la práctica de las virtudes más activa y se vuelven un poderoso incentivo para esfuerzos aún mayores en el servicio de Dios.
Los frutos del Espíritu Santo, son el testimonio de gozo y de fe, la experiencia diaria
en la transformacion de nuestro corazón y vida llevada por la oración y el amor en Cristo Jesús, manso y humilde, toda bondad y dulsura.
Estos frutos son escudos contra el pecado y el demonio, la permanencia y fortaleza en ellos nos asegura la victoria por el triunfo de Cristo muerto, resucitado y glorificado.

Oración

Ven, Oh Divino Espíritu, llena mi corazón con tus frutos celestiales: caridad,
gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre y templanza.
Que nunca esté yo cansado en el servicio de Dios sino que, por continua
y fiel sumisión a tu inspiración, merezca estar eternamente unido Contigo,
en el amor del Padre y del Hijo. Amén.


ANTÍFONA PARA EL DÍA NOVENO
Hoy se completaron los días de Pentecostés, aleluya;
hoy se reproducen los felices gozos, cuando el Espíritu Consolador bajó sobre
sus Apóstoles, aleluya; hoy, rayando el resplandor del divino fuego,
reposó el Espíritu Santo en forma de lenguas sobre ellos, aleluya;
hoy les hace fecundos en palabras, les inflama de su amor y les llena de sus innumerables carismas, aleluya, aleluya.

V. Fueron todos llenos del Espíritu Santo, aleluya.
R. Y comenzaron a hablar en varias lenguas, aleluya.

Es bueno que los que oran en lengus del Espíru, alaben y oren en acción
de gracias por esta novena y las gracias recibidad. Amén.


ORACIÓN
Oh Dios, que habéis instruido en este día los Corazones de los fieles con la ilustración del Espíritu Santo, dadme el sentir rectamente con este mismo Espíritu, y gozar siempre de su consolación. Por Jesucristo Señor nuestro, tu Hijo, que vive contigo y reina en la unidad del mismo Espíritu Santo, Dios por todos los siglos de los siglos. Amén.


 
Anonymous

Martha. Beatriz Avalos Garcia

05 Jul 2016 - 07:57 am

Espiritu santo te pido de todo corazon k me des un poquito de consolación tengo problemas de deudas economicas muy fuertes envia tu santo espiritu a consolarnos a mi esposo y ami t necesito tanto tengo mucha angustia y desesperacion ppr este problema llenanos de tu amor amen

Anonymous

Anónimo

01 Mar 2016 - 07:48 pm

esmuy bueno buscar de dios

Anonymous

Anónimo

01 Mar 2016 - 07:48 pm

esmuy bueno buscar de dios

Anonymous

Maria Cabrera Gutierrez

04 May 2014 - 09:10 pm

Doy gracias al Espiritu Santo por todas sus bendiciones para mi y toda mi familia.

desde muy joven le he rezado al Espiritu Santo y el me ha bendecido con una gran familia un buen trabajo y me ha dado la bendicion de la vida a pesar de haber padecido cancer.

Anonymous

Maria Cabrera Gutierrez

04 May 2014 - 09:10 pm

Doy gracias al Espiritu Santo por todas sus bendiciones para mi y toda mi familia.

desde muy joven le he rezado al Espiritu Santo y el me ha bendecido con una gran familia un buen trabajo y me ha dado la bendicion de la vida a pesar de haber padecido cancer.

Anonymous

Gloria Estela Serrano Prado

25 Jul 2013 - 09:57 pm

EL QUE BUSCA ENCUENTRA prometo hacer la novena del ESPIRITU SANTO porque deseo la conversion de mi familia y la mia propia romper con ataduras y miedos asi como perdonar de corazon y lograr una economia buena en el nombre DE JESUS

Anonymous

Graciela

10 May 2013 - 10:07 pm

no conocía esta novena y ya comencé hacerla pidiendo una gracias q hace mucho la estoy soñando si es para bien concédemela y sino guianos

Anonymous

Obeth Olivera R

05 May 2013 - 04:01 pm

Hno Ricardo Chi gracias por la novena la comense el viernes y la termine el savado por tu ayuda que dios te vendiga cada segundo

Anonymous

Igna

28 Apr 2013 - 09:38 pm

Recibir toda informacion publicada

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2017 Sanación y Fe con Poder en Cristo