Sanación y Fe con Poder en Cristo

Menú

| Más
Text

(Hoja  7 ) Exorcismo Papa León XIII= COMENTARIOS   feconpoder_yamor@hotmail.com


ORACION POR NUESTRA IGLESIA, POR EL PAPA, SACERDOTES, POR LOS LAICOS, Y NUESTRAS FAMILIAS Y PAIS. (Hoja  7 ) Exorcismo Papa León XIII

"ESTA ES UNA ORACIOND EL PAPA LEON XIII, FUE  ORDENADA A TODO EL MUNDO, EN UN TIEMPO ESTA ORACION SE HACIA DE MANERA NATUAL U ORDINARIA EN TODA LA IGLESIA CATOLICA.            LA FALTA DE ESTA ORACION OCACIONO MAS FORTALEZA A SATANAS Y SUS ATAQUES, EL HOMBRE HA DEJADO DE ORAR Y DE REPRENDER AL ENEMIGO, NOSOTROS POR NUESTRO BAUTISMO Y CONFIRMACION ESTAMOS LLAMADOS A VIVIR EN DIGNIDAD Y NO DEJAR QUE  LA ARREBATE, LA SERPIENTE ANTIGUA SATANAS Y DEBEMOS CONTINUAR LA LUCHA, NUSTRAS ARMAS LA ORACION, LA FE, EL AMOR, EL PERDON, LA LECTURA BIBLICA Y LA COMUNION, EUCARISTIA. ES MEJOR OBEDECER A DIOS QUE A LOS HOMBRES, DIOS NOS INVITA  ORAR CONSTANTEMENTE Y LA IGLESIA LO SOSTIENE. HNO. RICARDO CHI.

1.- Oración de Exorcismo: Papa León XIII
2.- Oración de Sanación con plegaria.
3.- Oración por nuestros Hijos.


Oración de exorcismo: PAPA LEON XIII


ESTA ORACION ESTA GRABADA http://www.youtube.com/watch?v=1xSDMIVwrP8
"Revestíos de toda la armadura de Dios (su Palabra, la oración, la fe, esperanza y caridad) para poder contrarrestar a las asechanzas del diablo, pues nuestra lucha no es contra los hombres de carne y sangre, sino contra los principados, las potestades, y dominaciones de este mundo tenebroso, contra los espíritus malignos esparcidos en los aires". (Ef. 6,11-12).

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.

Oración a San Miguel Arcangel.
Gloriosísimo príncipe de los ejércitos celestiales. San Miguel Arcángel, defiéndenos en el combate contra los principados y las potestades, contra los caudillos de estas tinieblas del mundo, contra los espíritus malignos esparcidos en los aires (Ef. 6,10-12).
¡Ven en auxilio de los hombres que Dios hizo a su imagen y semejanza, y rescató a gran precio de la tiranía del demonio!
A ti venera la Iglesia como su guardián y patrono.
A ti confió el Señor las almas redimidas para colocarlas en el sitio de la suprema felicidad. Ruega, pues, al Dios de paz que aplaste al demonio bajo nuestros pies, quitándole todo poder para retener cautivos a los hombres y hacer daño a la Iglesia.
 

Pon nuestras oraciones bajo la mirada del Altísimo a fin de que desciendan cuanto antes sobre nosotros las misericordias del Señor, y sujeta al dragón, aquella antigua serpiente, que es el diablo y Satanás, para precipitarlo encadenado a los abismos, de manera que no pueda nunca más seducir a las naciones (Ap. 20).
En el nombre de Jesucristo Dios y Señor nuestro, mediante la intercesión de la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios; de San Miguel Arcángel, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los Santos.
(apoyados en la sagrada autoridad que nuestro BAUTISMO Y CONFIRMACION, nos confiere como Hijos de Dios, Sacerdotes, Reyes y Profetas.)
 
Procedemos con ánimo seguro a rechazar los asaltos que las astucias del demonio mueve en contra de nosotros.

Salmo 67, 
"Levántese Dios y sean dispersados sus enemigos y huyan de su presencia los que le aborrecen. Desaparezcan como el humo, como se derrite la cera al calor del fuego, así perezcan los pecadores a la vista de Dios".
Y he aquí la Cruz del Señor: ¡Huid poderes enemigos!.
R.: Venció el león de la tribu de Judá, el Hijo de David.
Venga a nosotros, Señor, tu misericordia.
R.: Puesto que pusimos nuestra esperanza en ti.


Os exorcizamos, espíritus de impureza, poderes satánicos, ataques del enemigo infernal, legiones, reuniones, sectas diabólicas, en el nombre y por virtud de Jesucristo.
(cada vez que se encuentre este † signo, debe hacerse la señal de la Cruz con un crucifijo bendecido, sobre el lugar donde se reza el Exorcismo o sobre un mapa del país)
† , Nuestro Señor, os arrancamos y expulsamos de la Iglesia de Dios y de este país, de las almas creadas a la imagen de Dios, y rescatadas por la preciosa sangre del Cordero Divino
† .No oses más, pérfida serpiente, engañar al género humano ni perseguir la Iglesia de Dios † .
Te manda Dios Altísimo † a quien por tu gran soberbia, aún pretendes asemejarte y cuya voluntad es que todos los hombres se salven y vengan en conocimiento de la Verdad (1 Tim. 2-4) † .
Te manda Dios Padre † ,
te manda Dios Hijo † ,
te manda Dios Espíritu Santo † .
Te manda Cristo Verbo eterno de Dios hecho carne † que para salvar nuestra raza perdida por tu envidia, quien se humilló y fue obediente hasta la muerte
y muerte de Cruz.
(Flp. 2,8), Que ha edificado su Iglesia sobre firme piedra prometiendo que las puertas del infierno no prevalecerán jamás contra ella (Mt 16,18)
y que permanecería con ella todos los días hasta la consumación de los siglos (Mt. 28.20) † . Te manda la santa señal de la cruz † y la virtud de todos los misterios de la fe cristiana † .
Te manda el poder de la Excelsa Madre de Dios la Virgen María † que desde el primer instante de su Inmaculada Concepción aplastó tu muy orgullosa cabeza por virtud de su humildad † .
Te manda la fe de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo, y la de los demás Apóstoles † .
Te manda la sangre de los mártires, y la piadosa intercesión de los Santos y Santas † .

Así, pues, dragón maldito y toda la legión diabólica, os conjuramos por el Dios † vivo; por el Dios † verdadero; por el Dios † Santo; por el Dios que tanto amó al mundo, que llegó hasta darle su Hijo Unigénito, a fin de que todos los que creen en él no perezcan, sino que vivan la vida eterna (Jn. 3,16).

Cesad de engañar a las criaturas humanas y brindarles el veneno de la condenación eterna.
Cesad de perjudicar a la Iglesia y de poner trabas a su libertad.
Huye de aquí nuestra Patria,(nuestra casa ) Satanás, inventor y maestro de todo engaño, enemigo de la salvación de los hombres.
Retrocede delante de Cristo en quien nada has encontrado que se asemeje a tus obras.

Retrocede ante la Iglesia, una, santa, católica y apostólica que Cristo mismo compró con su Sangre.
Humíllate bajo la poderosa mano de Dios, tiembla y desaparece ante la invocación, hecha por nosotros, del santo y terrible Nombre de Jesús, ante el cual se estremecen los infiernos; a quien están sometidas las virtudes de los Cielos, las Potestades y las Dominaciones: que los Querubines y serafines alaban sin cesar en sus cánticos diciendo:
¡Santo, Santo, Santo, es el Señor Dios de los ejércitos! (Is. 6,3).

V.:¡Señor, escucha mi plegaria!  
R.: Y mi clamor llegue hasta tu presencia.
V.: El Señor sea con vosotros.
R.: Y con tu espíritu. 
 

Dios del cielo y de la tierra, Dios de los Arcángeles, Dios de las patriarcas, Dios de los profetas, Dios de los Apóstoles, Dios de los mártires, Dios de los confesores, Dios de las Vírgenes, Dios que tienes el poder de dar la vida después de la muerte, el descanso después del trabajo, porque no hay otro.

DIOS que delante de ti no puede haber otro, sino tú mismo.
Creador de todas las cosas visibles e invisibles, cuyo reino no tendrá fin. Humildemente suplicamos a la majestad de tu gloria, se digne librarnos eficazmente y guardarnos sanos de todo poder, lazo, mentira y maldad de los espíritus infernales. Por Cristo Señor nuestro. Amén.

De las acechanzas del demonio, líbranos Señor.
Que te dignes conceder a tu Iglesia y a nuestra Patria la seguridad y la libertad necesaria para tu servicio, te rogamos, óyenos.
Que te dignes humillar a los enemigos de la Santa Iglesia y de este país, te rogamos, escúchanos.
(Se rocía con agua bendita el lugar donde se recita el exorcismo).

En el Nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Gran y glorioso Príncipe de los Ejércitos Celestiales, San Miguel, el Arcángel, defiéndenos "Porque para nosotros la lucha no es contra sangre y carne, sino contra los principados, contra las potestades, contra los poderes mundanos de estas tinieblas, contra los espíritus de la maldad en lo celestial." [Efes. VI, 12]. Ven y asiste al hombre quien fue creado en su imagen y quien él ha redimido de la tiranía del demonio a un gran precio.

La Santa Iglesia os venera como su guardián y protector; a ti el Señor ha confiado las almas de los redimidos para que los dirijas al cielo.
Ora, por lo tanto, que el Dios de la Paz, aplaste a Satanás bajo nuestros pies y que ya él no pueda mantener al hombre en cautiverio y hacerle daño a la Iglesia.
Ofrécele nuestras oraciones al más Alto, que sin demora ellas atraigan.
Su misericordia sobre nosotros; que se apodere del dragón, la serpiente antigua, que es el diablo y Satanás, y lo encadenó por mil años, y lo arrojo al abismo que cerró y sobre el cual puso sello para que no sedujese más a las naciones,..." [Apoc. XX: 2-3]. [Nota: "+" indica una bendición que es dada si un sacerdote invoca el Exorcismo. Si un laico lo invoca, entonces la "+" indica el lugar en donde el Signo de la Cruz es hecho silenciosamente por el fiel que esté recitando esa sección específica.] 


En el nombre de Jesucristo Dios y Señor nuestro, mediante la intercesión de la Inmaculada Virgen María, Madre de Dios, de San Miguel Arcángel, de los Santos Apóstoles Pedro y Pablo y de todos los Santos
procedemos con ánimo seguro a rechazar los asaltos que la astucia del demonio mueve en contra de nosotros.
Amen.

Que la Sangre Preciosa de Jesucristo Nuestro Señor y Salvador cubra y proteja nuestra Iglesia, nuestra fe, nuestra familia y nuestra vida. Concedenos Señor tu gracia y bendición constante en nuestro ministerio y vocación. Derrama tu Espíritu Santo para vivir fieles a tu palabra en los laicos, seglares, religiosos y el Papa. Madre Inmaculada no apartes tu asistencia. Amén.

"COMENTARIO".
Para nadie es una sorpresa que la Iglesia, la Esposa de Cristo está en crisis, y que a últimas fechas el ambiente se ha enrarecido a nivel de la más alta jerarquía de la Iglesia.
Está profetizado que “la Iglesia será eclipsada” (Virgen de La Salette, 1846);
que “el humo del infierno ha entrado dentro de la Iglesia de Dios” (Paulo VI, 29 de junio de 1972);
que “el inicuo se sentará en el Templo Santo de Dios y se proclamará Dios a sí mismo” (San Pablo II Tes 2);
que “Satanás alcanzará las altas cimas de la Iglesia” (Fátima, 1917);
que “ellos traman la ruina de la Iglesia, no desde fuera sino desde dentro” (Pío X, Encíclica Pascendi);

que “en el mismo lugar santo, donde ha sido establecida la sede de San Pedro y la silla de la Verdad para iluminar al mundo, ellos han levantado el trono de su abominable impiedad con el designio inicuo que cuando el pastor sea golpeado, las ovejas se dispersen” (Papa León XIII);
que “habrá un Papa electo no canónicamente que causará un gran cisma” (San Francisco de Asís);
que “la Iglesia tendrá una crisis espantosa y que será la hora de las tinieblas” (Virgen de La Salette, 1846);

que “Roma perderá la fe y será la sede del Anticristo” (Virgen de La Salette, 1846);
que “la obra del demonio se infiltrará dentro de la Iglesia, de tal manera que se verán cardenales contra cardenales y obispos contra obispos” (Nuestra Señora de Akita, 1973);
que “la pérdida de la fe en la Iglesia, es decir, la apostasía, saldrá de la cúspide de la Iglesia” (Cardenal Luigi Ciappi, 1995);
que “vi una fuerte oposición entre dos Papas que causará el cisma más grande que se haya visto en el mundo” (Beata Catalina Emmerick, 1820);
Y también: “que las puertas del infierno no prevalecerán en contra de ella” (Mateo 16, 18), lo cual no quiere decir que no fuera a tener grandes enfrentamientos, menoscabos, pérdidas o incluso derrotas en diversas batallas, y momentos en que parezca que la Iglesia vaya a ser total y definitivamente vencida; pero esto es parte del misterio del mal que obra en el mundo y que Dios permite “un poder engañoso para que sean condenados aquellos que no creyendo en la verdad, se complacieron en la iniquidad” (II Tes, 2, 12).


ORACION DE SANACION CON PLEGARIA.  

En el libro del Eclesiástico 38,9 dice: Hijo, en tu enfermedad, no seas negligente, sino que acude al Señor que el te sanara.  

Volvamos la mirada a Dios, tanto el enfermo como los que van, postrémonos humildemente ante el Señor y reconozcámoslo como Señor. Invoquemos el poder de las llagas y de la Sangre de Jesús. Por los meritos que el nos gano con el dolor de sus heridas. Recordemos como nos lo dice la Palabra: Por sus llagas hemos sido sanados (1 P 2,24).  También recordemos darle gracias al Señor por lo que ha hecho en nuestras vidas creyendo que Dios esta obrando con poder en nosotros y que él nos esta sanando.

Oremos:  

Padre Santo, Padre bueno del cielo, en el Nombre de Jesucristo tu Hijo Amado y con la intercesión de la Santísima Virgen María inmaculada, de los santos ángeles, de los santos, de San José,  te presentamos a los enfermos en el alma, en la mente, en el cuerpo y en el espíritu y te pedimos para todos ellos y también para nosotros que nos sanes.

Todo lo pedimos de acuerdo a tu Santa Voluntad Padre Santo, en el Nombre de Jesús, por los meritos de su Divina Infancia, por su Sangre Preciosa, por sus santas llagas, por su Resurrección,  que todo sea para tu gloria.  Creemos en tu poder y te pedimos, oh buen Jesús que la fuerza del Espíritu Santo sea liberada ahora en nosotros y que todos seamos curados.
  


En el Nombre de Jesucristo y con la intercesión de María, Rosa Mística, de los santos ángeles, de los santos y martires, te pedimos Padre Santo que nos sanes, toca con tu poder sanador toda herida profunda en nuestros corazones, de todo resentimiento y rechazo, de toda carencia de amor, de depresión y de soledad, sánanos de toda carencia afectiva. Sánanos de toda frustración, fracaso, complejo y trauma, tocanos y sananos de odios, de divisiones, de envidia, de hipocresía, de ira, rabia, destruye el poder de los pecados capitales en nosotros y sananos de ellos, (especialmente de...)Llena Señor en nosotros cualquier vacío que pudiera existir y con tu presencia santa y danos tu llenura. Danos tu libertad y tu amor. Danos tu paz. Yo confio que tu Espiritu Santo esta dentro de mi. ( 3 veses repetir )  


En el Nombre de Jesucristo y con la intercesión de nuestra Madre Celestial María, Madre de la Iglesia, de los santos ángeles y santos del cielo, te pedimos Padre Santo que nos sanes de cualquier vicio que pudiéramos tener (especialmente de...sexo lujuria, alcoholismo, droga, juegos, libertinaje, etc), sánanos de todo miedo, miedo a cambiar, a ser feliz, a la oscuridad, a estar solos, a enfrentar la verdad, sananos de temor, nerviosismo, angustia, depresion,  ansiedad, e inseguridad, sana esa falta de confianza en Ti Señor, confianza en nosotros, sananos del orgullo y de toda soberbia, altaneria, orgullo, vanidad, hipocresía, desafios, violencia, doble personalidad, Sánanos de depresión, psicosis, obsesiones, de toda inestabilidad emocional y mental, decepción, desengaño, amargura, tristeza de rebeldía, de toda idolatría y superstición, de toda enfermedad mental, y de cualquier falta de perdón.

Yo quiero perdonarme por estos hechos y daños a mi persona y a mi alma.
yo quiero perdonarme por estos daños y heridas que me han afectado en mi perdona y en mi interior, señor yo perdono, yo quiero perdonar, yo perdono,
yo perdono, yo perdono señor. 
 


En el Nombre de Jesucristo y con la intercesión de la Santísima Virgen María, de los santos ángeles, de los santos y martires, Padre Santo te pedimos que nos liberes de toda atadura genética de cosa proveniente de nuestros antepasados. En el nombre de Jesucristo te pedimos que cortes y destruyas Padre Santo en este momento cualquier atadura de pecado transmitida por nuestros antepasados, así como cualquier maldición heredada.
Destruye toda maldición de practica de ocultismo, consagración al demonio, pacto, ritos satanicos, contratos por escrito, invocaciones diabolicas y satanismo, destruye toda maldición Señor Jesucristo que hayan dicho, hecho o realizado desde el vientre de mi madre, desde mi nacimiento, queda destruido toda maldición en el Nombre de Jesucrito y por el Poder de su Sangre Preciosa de todo pecado mortal por faltar a los mandamietos de Dios “ como, no mataras, no robaras, no levantaras falsos testimonios ni mentiras, no codiciaras los bienes ajenos, no juraras, santificaras las fiestas, no seras adultero, ni fornicario, no consentiras pensamientos ni deseos impuros, honraras a tu padre y a tu madre para que tus dias se alarguen en la vida y amaras a Dios sobre todas las cosas con toda tu mente, con todo tu corazon y con todas tus fuerzas;
Padre santo por haber transgredido estos mandatos se me an pegado las maldiciones, perdonanos Señor y perdona los pecados de nuestros ancestros, de mis padres, abuelos   y bis abuelos, por los meritos de tu Hijo Amado Jesucrito queda destruido el poder de maldicon, queda destruido  el poder de pecado, queda destruido el poder de todo derecho legal otorgado a satanas a causa de estos males. 

Perdonanos Señor….. ten piedad y misericordia de mi pecador… 
 

En el Nombre de Jesucristo por sus santas llagas y  con la intercesión de la Stma. Virgen María, de los santos ángeles, de los santos y martires, te pedimos Padre Santo que nos sanes físicamente de toda enfermedad conocida o desconocida, de toda enfermedad curable o incurable. Sánanos especialmente de cáncer, piedra, sida, cirrosis, leucemia, lepra, evola, y de toda enfermedad glandular, de obesidad, anorexia, asma, artritis, artrosis, hígado, páncreas, vesícula, vaso, enfermedades circulatorias, de la sangre, de la presión arterial, tiroides, de enfermedades en la piel, hongos, verrugas, erupciones, de alergias, y de enfermedades respiratorias, ataques epilepticos, de enfermedades estomacales, abdomen, y de nervios, de ansiedad, de stress, de anemia, de sida, (especialmente de...). y por las llagas de cristo yo he sido sanado…..     y por las llagas de cristo yo he sido sanado…..    y por las llagas de cristo yo he sido sanado…..              

 

Gracias Padre Santo por escuchar nuestras plegarias, gracias padre por cumplir tus promesas yo aseguro mi salud por tus promesas. Gracias padre por amarme y darme la seguridad de mi salud y paz, gracias padre con convertir mi corazon hoy en esta oracion y hacerme sentir hjijo(a) tuyo(a) gracias padre porque por las llagas de cristo yo (nombre) he sido sanado, yo confio que tu Espiritu Santo esta dentro de mi, y ademas ahora sé y sabemos que tu estas actuando con tu poder y que todo lo puedes. Señor en ti confiamos y en ti esperamos. Te damos gracias por todo lo que has hecho, por lo que estas haciendo y por lo que seguirás haciendo en nuestras vidas. Amén, Amén, Amén. 

Oración por nuestros hijos. 


Dios  te salve María Madre Santísima del Divino Verbo. Llena eres de gracia; el Señor está contigo. Bendita tu entre todas las mujeres y bendito el fruto de tu vientre bendito. El Señor Jesús.  


Santa María, Madre de Dios; ruega por todos tus hijos, nosotros los pecadores; ahora y siempre por los siglos de los siglos. Amén.  


Divina Madre Eterna; hoy te entregamos a nuestros hijos presentes y futuros; del alma y del cuerpo; a toda nuestra descendencia, a la humanidad, a todas las almas del planeta tierra; para que los entregues de Tu Santa Mano al Rey de la Gloria, Tu amado Hijo, Dios y Señor.; intercediendo por ellos y nosotros.  


Cuando Dios, nos dá  la gracia de  concebirlos………Madre Santísima ruega por ellos.  

Cuando se formen en el vientre materno………………Madre Santísima ruega por ellos.  

Cuando llegue el nacimiento……………………………..Madre Santísima ruega por ellos.  

En el cumplimiento de su misión terrena…………..... .Madre Santísima ruega por ellos.  

En el cumplimiento de su misión espiritual…………   Madre Santísima ruega por ellos  

En su infancia, …………………………………….....…… Madre Santísima ruega por ellos.  

En su adolescencia y adultez........................................Madre Santísima ruega por ellos.  

En sus enfermedades………………………….................Madre Santísima ruega por ellos.  

En sus estudios………………………………….......……..Madre Santísima ruega por ellos.  

En sus juegos………………………………...................... Madre Santísima ruega por ellos.  

En el cumplimiento del deber……………      …………. Madre Santísima ruega por ellos.  

En  todas sus relaciones ……………………      ……… Madre Santísima ruega por ellos.  

Al salir de la casa………………………………   ..   ……Madre Santísima ruega por ellos.  

En su crecimiento espiritual…………………………      Madre Santísima ruega por ellos.  

Al orar e interceder……………………………………       Madre Santísima ruega por ellos.  

En la tentación…………………………………….. …     ...Madre Santísima ruega por ellos.  

En el fracaso y en la victoria……………… …………… Madre Santísima ruega por ellos.  

Al hacer amistades………………………     ……………  Madre Santísima ruega por ellos.  

Al recibir los Sacramentos………………………………. Madre Santísima ruega por ellos.  

Al formar familia…………………………………………   ..Madre Santísima ruega por ellos.  

Al  pensar y hablar………………………………………... Madre Santísima ruega por ellos.  

Al  programar sus vidas…………………………………  Madre Santísima ruega por ellos.  

En el sacerdocio y vida religiosa……………………….  Madre Santísima ruega por ellos.  

Al ser Padres de familia………………………………… ...Madre Santísima ruega por ellos.  

Al ser empresario, profesionales……………………..… Madre Santísima ruega por ellos.  

A la hora de la muerte……………………………..            Madre Santísima ruega por ellos.  

En el juicio final…………………………………                .Madre Santísima ruega por ellos.  

 

Divina Madre Eterna, Maria Santísima; Hija Predilecta de Dios Padre;
Madre Santísima de Dios Hijo, Esposa  Purísima y Castísima de Dios Espíritu Santo………Madre intercede por nuestros hijos y  sálvalos, hazlos  dignos hijos de Tu Hijo Divino  con tu Poderosísima intercesión ante Dios Trinidad.
Pues eres la Omnipotencia Suplicante. 
   

Madre mía te entrego a mis hijos a cada uno de ellos; son tus hijos mamà, llèvalos de Tu Santa Mano a Jesús; yo……….. (Madre o padre) te los entrego.
Así yo cumplo mi misión de madre o padre; salvando a mis hijos, pues los entrego con confianza a la única y verdadera Madre, la que lleva  sus hijos a Dios, pues somos progenitores, pero no podemos convertir sus almas, mientras que tu Poder de Omnipotencia Suplicante hará de mis hijos almas santas de Dios, serán como flores puestas a los pies de Su Trono, flores puestas por su Madre, mi Madre, nuestra Divina Madre Eterna María, la Divina Creadora, la Divina Criadora. 

Y a mis hijos no nacidos, Oh! Madre te los entrego, dales  junto a tì  la  presencia de  la Santísima Trinidad. Recíbelos en tu seno, en tu vientre virginal y dales el amor que no pude darles. Dales el amor que distes a Jesús, la felicidad plena, el sentirse amados y el ser buenos. Guárdamelos Madre junto a Tì hasta  mi llegada, o hasta que vuelvan.    

Madre  Santísima, Divina Madre Eterna. En tì confío,  ruega al Señor Jesús por nosotros. Amén.  

 

El Humo de Satanás

El padre Gabriele Amorth es un respetado exorcista de Roma.
A continuación, se encuentra una entrevista que el Padre Amorth concedió al periódico italiano 30 Días, en junio de 2001.

- PADRE AMORTH, POR FIN ESTÁ LISTA LA TRADUCCIÓN ITALIANA DEL NUEVO RITUAL PARA LOS EXORCISTAS.

PADRE AMORTH: Sí, está lista. El año pasado la CEI (Conferencia Episcopal Italiana) se negó a aprobarla porque había errores de traducción del latín al italiano. Y los exorcistas, que tenemos que utilizarla, aprovechamos para señalar, una vez más, que no estamos de acuerdo con muchos puntos del nuevo Ritual. El texto latino sigue siendo el mismo en esta traducción. Un Ritual tan esperado, al final, se ha transformado en una farsa. Un increíble obstáculo que podría impedirnos actuar contra el demonio.

- ES UNA ACUSACIÓN DURA. ¿A QUÉ SE REFIERE?

AMORTH: Le doy sólo dos ejemplos, ambos increíbles. En el punto 15 se habla de los maleficios y de cómo comportarse al enfrentarlos. El maleficio es un mal causado a una persona recurriendo al diablo. Se puede hacer de varias formas, como hechizos, maldiciones, mal de ojo, vudú, macumba. El Ritual romano antiguo explicaba cómo había que afrontar esto. El nuevo Ritual, en cambio, declara, categóricamente, que está totalmente prohibido hacer exorcismos en estos casos. Absurdo. Los maleficios son, por mucho, la causa más frecuente de posesiones y de males causados por el demonio, por lo menos el 90 por ciento de los casos.

Esto es como decirles a los exorcistas que dejen de llevar a cabo exorcismos. El punto 16 declara, solemnemente, que no se deben de hacer exorcismos si no se tiene la certeza de la presencia del diablo. Esto es una obra maestra de incompetencia: la certeza de que el diablo está presente en una persona, se tiene sólo haciendo el exorcismo. Más aún, los redactores del Ritual no se dieron cuenta de que, en ambos puntos, contradicen el Catecismo de la Iglesia Católica, que indica que hay que hacer exorcismos, tanto en el caso de posesiones diabólicas, como en los casos de males causados por el demonio. Y dice, además, que hay que hacerlo tanto, sobre las personas, como sobre las cosas. Y en las cosas nunca está presente el demonio, sólo su influencia. Las declaraciones contenidas en el nuevo Ritual son gravísimas y muy perjudiciales, fruto de la ignorancia e inexperiencia.

- ¿PERO NO LO HABÍAN PREPARADO EXPERTOS?

AMORTH: ¡En absoluto! En estos diez años, dos comisiones han trabajado en el Ritual: una compuesta por cardenales, que se ocupó de la Prenotanda, es decir, las disposiciones iniciales, y otra que se ocupó de las oraciones. Yo puedo afirmar, con certeza, que ninguno de los miembros de las dos comisiones ha hecho nunca un exorcismo, ni ha estado presente en exorcismos, ni tiene la menor idea de qué es un exorcismo. Este es el error, el pecado original, de este Ritual. Ninguno de los que colaboraron en él es un experto en exorcismos.

- ¿CÓMO ES POSIBLE?

AMORTH: No me lo pregunte a mí. Durante el Concilio Ecuménico Vaticano II, en todas las comisiones había un grupo de expertos que ayudaban a los obispos. Esta costumbre se ha mantenido después del Concilio, cada vez que se han modificado partes del Ritual. Pero no fue así en este caso. Y si había un tema en el que eran necesarios los expertos, era éste.

- ¿Y QUÉ ES LO QUE HA PASADO?

AMORTH: Pues que los exorcistas nunca fuimos consultados. Y, además, las comisiones han recibido con desdén las sugerencias que hemos dado. Todo este asunto es perverso. ¿Quiere que le cuente lo que pasó?

- POR SUPUESTO.

AMORTH: Como había pedido el Concilio Vaticano II, las diferentes partes del Ritual romano fueron, paulatinamente, revisadas y modificadas. Los exorcistas esperábamos que se tocara el título XII, es decir, el Ritual del Exorcismo. Pero, aparentemente, éste no se consideraba un tema relevante, dado que transcurrieron los años y no pasaba nada. Luego, de repente, el 4 de junio de 1990, se publicó el Ritual provisional, de prueba. Esto fue una verdadera sorpresa para nosotros, ya que no habíamos sido consultados antes. Y, sin embargo, habíamos preparado toda una serie de solicitudes, en vista de la revisión del Ritual. Entre otras cosas, pedíamos que las oraciones se modificaran, introduciendo invocaciones a la Virgen, las cuales no existían, y que se aumentaran el número de oraciones específicamente dirigidas al exorcismo en sí. Pero no se dio la oportunidad de hacer ningún tipo de contribución. Sin embargo, no nos dimos por vencidos: después de todo, era por nosotros, que el texto se había redactado. Y ya que en la carta de presentación del entonces Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, el Cardenal Eduardo Martínez Somalo, les pedía a las conferencias episcopales que le hicieran llegar, durante los dos años siguientes: "consejos y sugerencias de los sacerdotes que lo habrían de utilizar", nos pusimos a trabajar. Reuní a dieciocho exorcistas, elegidos de entre los más expertos del planeta. Examinamos, con gran atención, el texto. Lo utilizamos.

Inmediatamente, elogiamos la primera parte, en la que se resumían los fundamentos evangélicos del exorcismo. Esta parte es el aspecto bíblico-teológico del tema, sobre el que no era aparente, incompetencia alguna. Es una nueva sección, que no se encontraba en el Ritual de 1614, compuesto bajo el pontificado de Pablo V: además, en aquella época, no
era necesario recordar estos principios, ya que todo el mundo los conocía y aceptaba. Hoy, en cambio, es indispensable.

Pero cuando pasamos a examinar la parte práctica, que exige un conocimiento especifico del tema, advertimos la total inexperiencia de los redactores. Hicimos numerosas observaciones, artículo por artículo, y se las hicimos llegar a todas las partes interesadas: Congregación para el Culto Divino, Congregación para la Doctrina de la Fe, y las conferencias episcopales. Una copia fue entregada directamente al Papa.

- ¿CÓMO FUERON RECIBIDAS SUS OBSERVACIONES?

AMORTH: Muy mal, y no consiguieron nada. Nos habíamos inspirado en la constitución dogmática Lumen gentium, en la que la Iglesia es descrita como el "Pueblo de Dios". En el número 28, se habla de la colaboración de los sacerdotes con los obispos, y en el número 37, se dice, con claridad, incluso refiriéndose a los laicos, que "debido al conocimiento, competencia y preeminencia que poseen, tienen la facultad, más aún, a veces el deber, de exponer su opinión acerca de los asuntos concernientes al bien de la Iglesia". Esto es exactamente lo que hicimos. Pero fuimos demasiado ingenuos, al pensar que las disposiciones del Vaticano II habían llegado a las Congregaciones Romanas. En cambio, chocamos con un muro de rechazo y de escarnio. El Secretario de la Congregación para el Culto Divino presentó un informe, a la Comisión de Cardenales, en la que decía que aquellos que lo habían contactado, eran obispos, y no los sacerdotes y exorcistas. Y respecto a nuestro humilde intento de ofrecer ayuda como expertos, añadía, textualmente: "También se debe de notar el hecho de que un grupo de exorcistas y demonólogos, los cuales, posteriormente, crearon una Asociación internacional, estaban orquestando una campaña contra el rito". Una acusación indecente: ¡nosotros nunca hemos orquestado una campaña! El Ritual iba dirigido a nosotros, y, sin embargo, las comisiones no habían convocado a ninguna persona competente. Por esto, era más que lógico que tratáramos de dar nuestra opinión.

- ENTONCES, ¿QUIERE ESO DECIR QUE EL NUEVO RITUAL ES INUTILIZABLE EN SU LUCHA CONTRA EL DEMONIO?

AMORTH: Sí. Querían darnos un arma sin filo. Se han eliminado las oraciones eficaces, oraciones que tenían doce siglos de existencia fueron substituidas por nuevas oraciones ineficaces. Pero, por suerte, en el último momento, nos dieron un salvavidas.

- ¿CUÁL?

AMORTH: El nuevo Prefecto de la Congregación para el Culto Divino, el Cardenal Jorge Medina, añadió una Notificación, al Ritual, en la que se especifica que los exorcistas no están obligados a usar este Ritual, y que, si así lo desean, pueden pedir la autorización de sus obispos, para seguir usando el antiguo Ritual. Los obispos, a su vea, deben pedir autorización a la Congregación, la cual, como escribe el Cardenal, "la concede gustosamente".

- ¿LA CONCEDE GUSTOSAMENTE?. ESA ES UNA CONCESIÓN MUY RARA.

AMORTH: ¿Quiere saber de donde proviene?. De un intento del Cardenal Joseph Ratzinger, Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, y del propio Cardenal Medina, para introducir, en el Ritual, un artículo -entonces era el artículo 38- por el que se autorizaba a los exorcistas a usar el Ritual anterior. Indudablemente, era una maniobra extrema para defendernos de los grandes errores contenidos en el Ritual definitivo.
Pero el intento de los dos cardenales no tuvieron éxito. El Cardenal Medina, que había comprendido lo que estaba en riesgo, decidió darnos esta tabla de salvación, añadiendo una Notificación por separado.

- ¿CÓMO SON VISTOS USTEDES, LOS EXORCISTAS, DENTRO DE LA IGLESIA?

AMORTH: Somos muy mal tratados. Nuestros hermanos sacerdotes, a cargo de esta delicadísima tarea, son vistos como locos, como fanáticos. Por lo general, ni siquiera son tolerados por los mismos obispos que los nombraron.

- ¿CUÁL HA SIDO EL HECHO MÁS LLAMATIVO DE ESTA HOSTILIDAD?

AMORTH: Celebramos un convenio internacional de exorcistas, cerca de Roma, y pedimos que el Papa nos recibiera. Para no presionarlo, y evitar añadir otra audiencia a las muchas que ya tiene, simplemente, pedimos que se nos recibiera en audiencia pública, la del miércoles en la Plaza de San Pedro. Ni siquiera pedimos que nos nombrara en sus saludos personales. Hicimos la petición, en la manera en que lo ordenan los cánones, como recordará, perfectamente, Monseñor Paolo De Nicolo, de la Prefectura de la Casa Pontificia, quien recibió de buena gana nuestra petición. Sin embargo, el día antes de la audiencia, el propio Monseñor Nicolo nos dijo -con pena, esa es la verdad, por lo que estaba claro que la decisión no la había tomado él- que no asistiéramos a la audiencia, y que no habíamos sido admitidos. ¡Increíble: 150 exorcistas procedentes de los cinco continentes, sacerdotes nombrados por sus obispos de conformidad con las normas del derecho canónico, que exigen sacerdotes de oración, de ciencia y de buena reputación -es decir, de alguna forma, la flor y nata del clero, sacerdotes que piden participar en una audiencia pública del Papa y se les echa a patadas!. Monseñor Nicolo me dijo: "Le prometo que, inmediatamente, le enviaré una carta explicando la situación". Han pasado cinco años y, todavía, estoy esperando esa carta. Desde luego, no fue Juan Pablo II quien nos excluyó. Pero el hecho de que a 150 sacerdotes se les prohíba participar en una audiencia pública del Papa en la Plaza de San Pedro, explica la clase de obstáculos a los que se enfrentan los exorcistas, aún dentro de su propia Iglesia, y hasta que punto, son mal vistos por un gran número de autoridades eclesiásticas.

- USTED COMBATE, DIARIAMENTE, CON EL DEMONIO. ¿CUÁL ES EL MAYOR ÉXITO DE SATANÁS?

AMORTH: Que consigue hacer creer que no existe. Y casi lo ha conseguido. Incluso dentro de la Iglesia. Tenemos un clero y un episcopado que han dejado de creer en el demonio, en los exorcismos, en los males extraordinarios que puede causar el diablo, y ni siquiera en el poder, que nos ha dado Jesús, de expulsar a los demonios. Desde hace tres siglos, la Iglesia Latina -al contrario de la Ortodoxa y de varias denominaciones Protestantes- ha abandonado casi, completamente, el ministerio del exorcismo. Al no practicar los exorcismos, al no estudiarlos y no haberlos visto nunca, el clero ya no cree en ellos.
Pero, ni siquiera, cree en el diablo. Tenemos episcopados enteros que se muestran hostiles a los exorcismos. Hay países en los que no existe ni siquiera un solo exorcista, como Alemania, Suiza, España y Portugal. Una carencia aterradora.

- NO MENCIONÓ A FRANCIA. ¿ALLÍ LA SITUACIÓN ES DIFERENTE?

AMORTH: Hay un libro escrito por el más conocido exorcista francés, Isidoro Froc, titulado Los Exorcistas, quiénes son y qué hacen. Este libro, traducido, al italiano, a petición de la Conferencia Episcopal francesa. En ninguna parte del libro se dice que los exorcistas, en algunos casos, hacen exorcismos. El autor ha declarado, repetidamente,
a la televisión francesa que nunca ha hecho exorcismos y que nunca los hará. De un centenar de exorcistas franceses, sólo cinco creen en el demonio y hacen exorcismos. El resto mandan al psiquiatra a la gente que se dirige a ellos. Y los obispos son las primeras víctimas de esta situación de la Iglesia Católica, en la que la creencia en la existencia del demonio está en proceso de desaparecer.

Antes de que saliera este nuevo Ritual, el Episcopado alemán escribió una carta, al Cardenal Ratzinger, en la que afirmaba que no era necesario hacer un nuevo Ritual, porque los exorcismos ya no deben de ser practicados.

- ¿SON LOS OBISPOS QUIENES TIENEN QUE NOMBRAR A LOS EXORCISTAS?

AMORTH: Sí. Cuando un sacerdote es nombrado obispo, se encuentra con un artículo del Código de Derecho Canónico, que le autoriza, completamente, a nombrar exorcistas. Lo mínimo que se le puede pedir a un obispo es que haya asistido, por lo menos, a un exorcismo, dado que debe tomar una decisión tan importante. Por desgracia, esto no ocurre casi nunca. Pero si a un obispo recibe una petición seria de exorcismo -es decir, no hecha por alguien enajenado- y no actúa en consecuencia, comete pecado mortal. Será responsable de todos los terribles sufrimientos de esa persona, que a veces duran años o toda una vida, cuando podría haberlos evitado.

- ¿ESTÁ DICIENDO QUE LA MAYOR PARTE DE LOS OBISPOS DE LA IGLESIA CATÓLICA ESTÁN EN PECADO MORTAL?

AMORTH: Cuando era niño, mi viejo párroco me enseñaba que hay ocho sacramentos: el octavo es la ignorancia. El octavo sacramento salva a más gente que los otro siete juntos. Para cometer pecado mortal, debe haber una causa seria, pero también, es necesario el pleno conocimiento y el consentimiento deliberado. Esta omisión de ayuda por parte de muchos obispos es una causa seria. Pero estos obispos son ignorantes: no hay, pues, pleno conocimiento, ni consentimiento deliberado.

LEA AQUI EL ARTICULO COMPLETO http://idd009zz.eresmas.net/doc43.html
© 2017 Sanación y Fe con Poder en Cristo