Sanación y Fe con Poder en Cristo

Menú

| Más
Text

(Hoja  16 ) ORACIÓN CON LA BIBLIA SANIDAD Y EXORCISMO APENDICE II, Y ORACIONES DEL HERMANO RICARDO CHI C. AGREGADAS PARA LIBERACIONES. feconpoder_yamor@hotmail.com

O R A C I Ó N      Hno. Ricardo Chi Cocom. 
2= APÉNDICE II, LIBERACION O EXORCISMO MENOR.

ORACION YA GRABADA EN YOUTUBE CLIK https://www.youtube.com/watch?v=vgX4Fq_7GxY
COMENTARIO DEL HNO. RICARDO CHI C. MERIDA YUC. NOV/2014.

El tiempo que he estado en el ministerio de liberación, he experimentado que Dios obra por su Grande Misericordia y amor a sus hijos, que el protege a todo aquel que le sirve de corazón y obediencia.
Esto lo expongo de manera exigente, porque en el campo espiritual la única forma de salir victoriosos es permanecer unidos a la vid. Como dice Juan Cap. 15, 5.  Yo soy la vid; vosotros los sarmientos.
El que permanece en mí y yo en él, ése da mucho fruto; porque separados de mí no podéis hacer nada.
Si alguno no permanece en mí, es arrojado fuera como el sarmiento, y se seca; luego los recogen, los echan al fuego y arden. 7 Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y lo conseguiréis. 8 La Gloria de mi Padre está en que deis mucho fruto, y seáis mis discípulos.
9 Como el Padre me amó, yo también os he amado a vosotros; permaneced en mi amor.
10 Si guardáis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor, como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor. Al final de esta oración doy unos consejos de liberación y exorcismo esperando les sea de utilidad.


2= APÉNDICE II, EXORCISMO MENOR, LIBERACIONES.
Oración:       feconpoder_yamor@hotmail.com

1. Señor Dios, ten misericordia de mí, tu siervo, que  por la multitud de las asechanzas estoy como un vaso resquebrajado; líbrame  de la mano de mis enemigos, asísteme  para que busque al que está perdido, lo pueda encontrar y restituirlo para ti, lo pueda restituir y entregártelo para que no lo abandones. Concédeme que te agrade en todo ya que he podido conocerte y saber que me has redimido. Amén.
 
2. Dios omnipotente, que refugias a los desolados y confortas a los prisioneros, mira mi aflicción y manifiesta tu poder para auxiliarme; vence al detestable enemigo; y haz que, superada la presencia del adversario, pueda recuperar la paz y la libertad y así, sirviéndote con sincera piedad, pueda confesar que tú eres admirable y manifestar la grandeza de tus obras. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.
 
3. Dios, creador y defensor del género humano tú formaste al hombre a tu imagen
y lo recreaste admirablemente con la gracia del Bautismo; vuelve tu mirada sobre este siervo tuyo, y escucha bondadosamente mis súplicas. Te pido que brote en mi corazón el esplendor de tu gloria para que, eliminado todo terror, miedo y temor, sereno en mente y alma junto a los hermanos en tu Iglesia pueda alabarte eternamente.  Amén.
 
4. Padre Dios, autor de la misericordia y de todo amor, que quisiste que tu Hijo sufriera por nosotros el patíbulo de la Cruz para expulsar de nosotros el poder del enemigo, mira atentamente mi humillación y dolor, y mantente firme, te pido, para que a quien renovaste en la fuente del Bautismo vencido el combate del Maligno, lo llenes con la gracia de tu bendición.      Por Cristo, nuestro Señor. Amén.
 5. Señor y Dios mío, que me adoptaste por la gracia y quisiste que fuera hijo de la luz, concédeme, te pido, que no sea envuelto por las tinieblas de los demonios y siempre pueda permanecer en el esplendor de la libertad recibida de ti. Por Cristo, nuestro Señor. Amén.
 
6. Invocaciones a la Santísima Trinidad Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo. Honor y gloria al único Dios. Bendigamos al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo, alabémoslo y exaltémoslo por los siglos. Te invocamos, te alabamos, te adoramos, oh bienaventurada Trinidad. Esperanza nuestra, salvación nuestra, honor nuestro, oh bienaventurada Trinidad.
Líbrame, sálvame, vivifícame, oh bienaventurada Trinidad.
Santo, Santo, Santo, Señor Dios omnipotente el que es, el que era y el que vendrá.
A ti la honra y el imperio, oh bienaventurada Trinidad.
A ti la gloria y el poder por los siglos de los siglos.
A ti la alabanza, a ti la gloria, a ti la acción de gracias por los siglos de los siglos, oh bienaventurada Trinidad.
Santo Dios, Santo y fuerte, Santo e inmortal, ten compasión de mí. 


7. Invocaciones a nuestro Señor Jesucristo
Jesús, Hijo del Dios vivo,                                   ten compasión de mí.
Jesús, imagen del Padre,                                  ten compasión de mí.
Jesús, sabiduría eterna,                                     ten compasión de mí.
Jesús, esplendor de la luz eterna,                     ten compasión de mí.
Jesús, Palabra de vida,                                      ten compasión de mí.
Jesús, Hijo de la Virgen María,                          ten compasión de mí.
Jesús, Dios y hombre,                                        ten compasión de mí.
Jesús, Sumo Sacerdote,                                     ten compasión de mí.
Jesús, pregonero del Reino de Dios,                 ten compasión de mí.
Jesús, camino, verdad y vida,                            ten compasión de mí.
Jesús, pan de Vida,                                            ten compasión de mí.
Jesús, Vida verdadera,                                       ten compasión de mí.
Jesús, hermano de los pobres,                           ten compasión de mí.
Jesús, amigo de los pecadores,                         ten compasión de mí.
Jesús, médico del alma y del cuerpo,                ten compasión de mí.
Jesús, salvación de los oprimidos,                     ten compasión de mí.
Jesús, consuelo de los desamparados,              ten compasión de mí.
Tú, que viniste a este mundo,                            ten compasión de mí.
Tú, que libraste a los oprimidos por el diablo,  ten compasión de mí.
Tú, que estuviste colgado en la cruz,                 ten compasión de mí.
Tú, que aceptaste la muerte por nosotros,          ten compasión de mí.
Tú, que yaciste en el sepulcro,                           ten compasión de mí.
Tú, que descendiste a los infiernos,                    ten compasión de mí.
Tú, que resucitaste de entre los muertos,           ten compasión de mí.
Tú, que subiste a los cielos,                                ten compasión de mí.
Tú, que enviaste el Espíritu Santo a los apóstoles, ten compasión de mí.
Tú, que estás sentado a la derecha del Padre,   ten compasión de mí.
Tú, que vendrás a juzgar a los vivos y muertos, ten compasión de mí.
Por tu encarnación,                                      líbrame, Señor.
Por tu nacimiento,                                        líbrame, Señor.
Por tu bautismo y ayuno santo,                    líbrame, Señor.
Por tu cruz y tu pasión,                                 líbrame, Señor.
Por tu muerte y sepultura,                            líbrame, Señor.
Por tu santa resurrección,                             líbrame, Señor.
Por tu admirable ascensión,                         líbrame, Señor.
Por la efusión del Espíritu Santo,                  líbrame, Señor.
Por tu gloriosa venida,                                  líbrame, Señor.

Cuando nombra a la cruz, el fiel puede signarse.
Sálvame, Cristo Salvador, por el poder de la Cruz + tú que salvaste a Pedro en el mar, ten misericordia de mí. Por la señal de la Cruz + líbranos de nuestros enemigos, Dios nuestro. Por tu Cruz + sálvanos, Cristo redentor, tú que muriendo destruiste nuestra muerte y resucitando restableciste la vida. Tu Cruz + adoramos, Señor.
Tu gloriosa Pasión recordamos, ten compasión, tú que padeciste por nosotros.
Te adoramos, Cristo, y te bendecimos porque por tu Cruz + redimiste al mundo.
 
Invocaciones a la Virgen María
Bajo tu amparo, nos refugiamos santa Madre de Dios
No desprecies las oraciones que te dirigimos en nuestras necesidades.
Antes bien, líbranos de todos los males, Virgen gloriosa y bendita.
Consuelo de los afligidos, ruega por nosotros.
Auxilio de los cristianos, ruega por nosotros.
Hazme digno de alabarte, Virgen santa; dame poder contra tus enemigos.
Madre mía, confianza mía. Virgen Madre de Dios, María, ruega a Cristo por mí.
Dignísima Reina del mundo, siempre Virgen María, intercede por nuestra paz y salvación tú que engendraste a Cristo nuestro Señor, Salvador de todos. Amen

María, Madre de gracia, Madre de misericordia
Protégenos del enemigo y recíbenos en la hora de la muerte.
Socórreme, piadosísima Virgen María, en todas mis tribulaciones, angustias y necesidades y alcánzame de tu amado Hijo la liberación de todos los males y de los peligros del alma y del cuerpo. Recuerda, piadosa Virgen María, que no se ha oído en el mundo, que alguien que ha recurrido a tu apoyo, que haya implorado tu auxilio, que haya pedido tu ayuda, haya sido abandonado.
 
Yo animado por tal confianza corro hacia ti, Madre, Virgen de las vírgenes y como un pecador que llora sus culpas comparezco ante ti. No quieras desdeñar mis palabras, Madre de Dios, sino que óyelas bondadosamente y recíbelas.
 
Invocación a san Miguel Arcángel.
San Miguel Arcángel, defiéndenos en la batalla, sé un refugio contra la malicia y las insidias del diablo.
Te rogamos, suplicantes, que Dios lo domine y tú, que presides la milicia celestial, arrojes al infierno, con el divino poder, a satanás y a los espíritus malignos que vagan por el mundo para la perdición de los hombres.
 
10. Preces litánicas
Señor, ten piedad.
Cristo, ten piedad.
Señor, ten piedad.
Santa María, Madre de Dios,    ruega por nosotros o ruega (por mí).
San Miguel,                              ruega por nosotros (por mí).
San Gabriel,                             ruega por nosotros  (por mí).
San Rafael,                               ruega por nosotros (por mí).
Santos Ángeles custodios,        rueguen por nosotros (por mí).
San Juan Bautista,                    ruega por nosotros (por mí).
San José,                                  ruega por nosotros (por mí).
San Pedro,                                ruega por nosotros (por mí).
San Pablo,                                ruega por nosotros (por mí).
San Juan,                                  ruega por nosotros (por mí).
Todos los Apóstoles,                  rueguen por nosotros (por mí).
Santa María Magdalena,           ruega por nosotros (por mí).

(Pueden añadirse los nombres de otros santos o beatos)

De todo mal,                              líbranos (líbrame), Señor.
De todo pecado,                        líbranos (líbrame), Señor.
De las insidias del diablo,         líbranos (líbrame), Señor.
De la muerte eterna,                 líbranos (líbrame), Señor.

Cristo, óyenos (óyeme). Cristo, escúchanos (escúchame).


Sal 91:1  Tú que habitas al amparo del Altísimo Y resides a la sombra del Omnipotente,
Sal 91:2  dile al Señor: “Mi amparo, mi refugio, mi Dios, en quien yo pongo mi confianza”.
Sal 91:3  El te librará del lazo del cazador y del azote de la desgracia;
Sal 91:4  te cubrirá con sus plumas y hallarás bajo sus alas un refugio.
Sal 91:5  No temerás los miedos de la noche ni la flecha disparada de día,
Sal 91:6  ni la peste que avanza en las tinieblas, ni la plaga que azota a pleno sol.
Sal 91:7  Aunque caigan mil hombres a tu lado y diez mil, a tu derecha,
      tú estarás fuera de peligro: su lealtad será tu escudo y armadura.
Sal 91:8  Basta que mires con tus ojos y verás cómo se le paga al impío.
Sal 91:9  Pero tú dices: “Mi amparo es el Señor”, tú has hecho del Altísimo tu asilo.
Sal 91:10  La desgracia no te alcanzará ni la plaga se acercará a tu tienda:
Sal 91:11  pues a los ángeles les ha ordenado que te escolten en todos tus caminos.
Sal 91:12  En sus manos te habrán de sostener para que no tropiece tu pie en alguna piedra;
Sal 91:13  andarás sobre víboras y leones y pisarás cachorros y dragones.
Sal 91:14  “Pues a mí se acogió, lo libraré, lo protegeré, pues mi Nombre conoció.
Sal 91:15  Si me invoca, yo le responderé, y en la angustia estaré junto a él,
      lo salvaré, le rendiré honores. Sal 91:16  Alargaré sus días como lo desea y haré que pueda ver mi salvación”.
 
Oráculo del Señor
91:14 "Él se entregó a mí,
por eso, yo lo libraré;
lo protegeré, porque conoce mi Nombre;
91:15 me invocará, y yo le responderé.
Estaré con él en el peligro,
lo defenderé y lo glorificaré;
91:16 le haré gozar de una larga vida
y le haré ver mi salvación".


Preces.
Santa María, Madre de Dios,                         ruega por él  (por ella).
San Miguel, Gabriel y Rafael,                       rueguen por él (por ella).
Todos los santos Ángeles de Dios,                 rueguen por él (por ella).
San Elías,                                                      ruega por él (por ella).
San Juan Bautista,                                        ruega por él (por ella).
San José,                                                       ruega por él (por ella).
Todos los santos Patriarcas y Profetas,          rueguen por (por ella).
Santos Pedro y Pablo,                                   rueguen por él (por ella).
San Andrés,                                                   ruega por él (por ella).
Santos Juan y Santiago,                                rueguen por él (por ella).
Todos los santos Apóstoles y Evangelistas,    rueguen por él (por ella).
Santa María Magdalena,                                ruega por él (por ella).
Todos los santos Discípulos del Señor,           rueguen por él (por ella).
San Esteban,                                                  ruega por él (por ella).
San Lorenzo,                                                 ruega por él (por ella).
Santas Perpetua y Felicidad,                         rueguen por él (por ella).
Todos los santos Mártires,                              rueguen por él (por ella).
San Gregorio,                                                ruega por él (por ella).
San Ambrosio,                                               ruega por él (por ella).
San Jerónimo,                                               ruega por él (por ella).
San Agustín,                                                   ruega por él (por ella).
San Martín,                                                     ruega por él (por ella).
San Antonio,                                                  ruega por él (por ella).
San Benito,                                                     ruega por él (por ella).
Santos Francisco y Domingo,                         rueguen por él (por ella).
Santos Ignacio (de Loyola) y Francisco (Javier), rueguen por él (por ella).
San Juan María (Vianney),                             ruega por él (por ella).
Santa Catalina (de Siena),                              ruega por él (por ella).
Santa Teresa de Jesús,                                   ruega por él (por ella).
Todos los Santos y Santas de Dios,                 rueguen por él (por ella).

Muéstrate propicio,                                         líbranos (líbralo[a]), Señor.
De todo mal,                                                    líbranos (líbralo[a]), Señor.
De todo pecado,                                              líbranos (líbralo[a]), Señor.
De las insidias del diablo,                               líbranos (líbralo[a]), Señor.
De la muerte eterna,                                       líbranos (líbralo[a]), Señor.
Por tu nacimiento,                                           líbranos (líbralo[a]), Señor.
Por tu santo ayuno,                                          líbranos (líbralo[a]), Señor.
Por tu cruz y tu pasión,                                    líbranos (líbralo[a]), Señor.
Por tu muerte y sepultura,                                líbranos (líbralo[a]), Señor.
Por tu santa resurrección,                                 líbranos (líbralo[a]), Señor.
Por tu admirable ascensión,                             líbranos (líbralo[a]), Señor.
Por la venida del Espíritu Santo, Paráclito,      líbranos (líbralo[a]), Señor.



Cristo, Hijo de Dios vivo,                                                               ten piedad de nosotros.
Tú que por nosotros fuiste tentado por el diablo,                         ten piedad de nosotros.
Tú que libraste a los atormentados de los espíritus inmundos,    ten piedad de nosotros.
Tú que diste a tus discípulos el poder sobre los demonios,          ten piedad de nosotros.
Tú que sentado a la derecha del Padre intercedes por nosotros, ten piedad de nosotros.
Tú que vendrás a juzgar a vivos y muertos,                                  ten piedad de nosotros.

Nosotros, que somos pecadores,                                                  te rogamos, óyenos.
Para que nos perdones,                                                               te rogamos, óyenos.
Para que nos indultes,                                                                  te rogamos, óyenos.
Para que nos confortes y conserves en tu santo servicio,             te rogamos, óyenos.
Para que eleves nuestras mentes hacia deseos celestiales,         te rogamos, óyenos.
Para que concedas a tu Iglesia servirte con plena libertad,         te rogamos, óyenos.
Para que les concedas la paz y la verdadera concordia a los pueblos, te rogamos, óyenos.
Para que nos escuches,                                                                te rogamos, óyenos.
Cristo, óyenos.
Cristo, escúchanos,


Dios del cielo, Dios de la tierra
Dios de los ángeles, Dios de los arcángeles
Dios de los patriarcas, Dios de los profetas
Dios de los apóstoles, Dios de los mártires
Dios de los sacerdotes, Dios de las vírgenes
Dios de todos los santos y santas Dios que tienes poder para dar vida después de la muerte, el descanso después del trabajo, no hay otro Dios fuera de ti, creador de todo lo visible e invisible
Dios, que quieres que todos los hombres se salven y amaste al mundo de tal modo que enviaste a tu Hijo Unigénito para destruir las obras del diablo
Te suplicamos, Señor. Humildemente, apelando a la majestad de tu gloria, que libres a este servidor tuyo (servidora tuya)
De todo poder de los espíritus infernales, de sus lazos, de sus engaños, de sus malicias,
y que lo (la) custodies incólume. Infunde, el Espíritu de la verdad, aquél que tu Hijo prometió a sus discípulos Desde el cielo expulsaste al diablo como un rayo, envía desde allí al Espíritu Paráclito,
para que expulse lejos al delator y opresor de nuestra naturaleza y nos haga evitar todo daño.
Por Cristo, nuestro Señor. (Todos responden): Amén.



Sal 61:2  Oh Dios, escucha mi clamor, atiende a mi plegaria.
Sal 61:3  Desde el confín de la tierra yo te grito, mientras el corazón me desfallece.
Sal 61:4  Llévame a la roca muy alta para mí, pues tú eres mi refugio, una torre poderosa ante el enemigo.
Sal 61:5  Quiero compartir tu tienda para siempre, cobijarme en el repliegue de tus alas.
Sal 61:6  Pues tú, oh Dios, escuchaste mis votos; cumples el deseo de los que temen tu nombre.
Sal 61:7  Prolonga los días del rey, multiplícalos, que vea transcurrir generaciones.
Sal 61:8  Que reine y sirva a Dios eternamente, que lo guarde tu gracia y fidelidad.
Sal 61:9  Entonces cantaré por siempre a tu nombre y cumpliré mis promesas día tras día.
 
Sal 27:1  El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién he de temer? Amparo de mi vida es el Señor, ¿ante quién temblaré?
Sal 27:2  Cuando los malvados se lanzan contra mí para comer mi carne, ellos, mis enemigos y contrarios,
      tropiezan y perecen.
Sal 27:3  Si me sitia un ejército contrario, mi corazón no teme; si una guerra estalla contra mí, aún tendré confianza.
Sal 27:4  Una cosa al Señor sólo le pido, la cosa que yo busco es habitar en la casa del Señor mientras dure mi vida,
      para gozar de la dulzura del Señor  y cuidar de su santuario.
Sal 27:5  Porque él me dará asilo en su cabaña en tiempos de desdicha, me ocultará en el secreto de su tienda,
      y me alzará sobre la roca.
Sal 27:6  Y ahora mi cabeza se levanta sobre mis enemigos que me cercan. Jubiloso en su carpa ofreceré sacrificios con aclamaciones. Quiero cantar, tocar para el Señor.
Sal 27:7  Señor, oye la voz con que a ti clamo, escucha, por piedad.
Sal 27:8  Mi corazón de ti me habla diciendo: “Procura ver su faz”.
Sal 27:9  Es tu rostro, Señor, lo que yo busco, no me escondas tu cara. Con enojo a tu siervo no rechaces;
      eres tú mi defensa, ¡no me abandones, no me dejes solo, mi Dios y Salvador!
Sal 27:10  Si me abandonaran mi padre y mi madre, me acogería el Señor.
Sal 27:11  Enséñame, Señor, tus caminos, y guíame por sendero llano.
Sal 27:12  Líbrame del afán de mis contrarios, pues contra mí se levantan falsos testigos que lanzan amenazas.
Sal 27:13  La bondad del Señor espero ver en la tierra de los vivientes.
Sal 27:14  Confía en el Señor, ¡ánimo, arriba!, espera en el Señor.
Ant. Tu rostro buscaré Señor, no me escondas tu rostro.

Ant. 3. Él es el primogénito de toda creatura, es el primero en todo.

Dios del cielo, Dios de la tierra,
Dios de los ángeles, Dios de los arcángeles,
Dios de los patriarcas, Dios de los profetas,
Dios de los apóstoles, Dios de los mártires,
Dios de los sacerdotes, Dios de las vírgenes,
Dios de todos los santos y santas,
Dios que tienes poder
para dar vida después de la muerte, el descanso después del trabajo,
no hay otro Dios fuera de ti,
creador de todo lo visible e invisible,
Dios, que quieres que todos los hombres se salven
y amaste al mundo de tal modo que enviaste a tu Hijo Unigénito
para destruir las obras del diablo;
te suplicamos, Señor. Humildemente,
apelando a la majestad de tu gloria,
que libres a este servidor tuyo (servidora tuya)
de todo poder de los espíritus infernales,
de sus lazos, de sus engaños, de sus malicias,
y que lo (la) custodies incólume.


Infunde, el Espíritu de la verdad,
Aquél que tu Hijo prometió a sus discípulos;
desde el cielo expulsaste al diablo como un rayo,
envía desde allí al Espíritu Paráclito,
para que expulse lejos al delator y opresor de nuestra naturaleza
y nos haga evitar todo daño.
Por Cristo, nuestro Señor.
Todos responden:
Amén.


Cántico: HIMNO A CRISTO, PRIMOGÉNITO DE TODA CREATURA Y PRIMER RESUCITADO DE ENTRE LOS MUERTOS. Cf. Col 1, 12-20
Damos gracias a Dios Padre, que nos ha hecho capaces de compartir la herencia del pueblo santo en la luz. Él nos ha sacado del dominio de las tinieblas, y nos ha trasladado al reino de su Hijo querido, por cuya sangre hemos recibido la redención, el perdón de los pecados. Él es imagen de Dios invisible, primogénito de toda creatura; pues por medio de él fueron creadas todas las cosas: celestes y terrestres, visibles e invisibles, Tronos, Dominaciones, Principados, Potestades; todo fue creado por él y para él. Él es anterior a todo, y todo se mantiene en él. Él es también la cabeza del cuerpo de la Iglesia. Él es el principio, el primogénito de entre los muertos, y así es el primero en todo. Porque en él quiso Dios que residiera toda plenitud. Y por él quiso reconciliar consigo todas las cosas: haciendo la paz por la sangre de su cruz con todos los seres, así del cielo como de la tierra. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo. Como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén

Ant. Él es el primogénito de toda creatura, es el primero en todo.  
Tal como Cristo nos enseñó, terminemos nuestra oración diciendo:
Padre nuestro...
Dios te salve María...

V. Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
R. Sálvame, Señor, y ten misericordia de mí.
 
=ORACION AGREGADA=
61. Fórmula deprecativa

Dios, creador y defensor del género humano, Dirige tu mirada sobre este siervo tuyo (sierva tuya) N.
A quien formaste a tu imagen Y llamas a ser partícipe de tu gloria. El antiguo adversario lo (la) atormenta cruelmente,
lo (la) oprime con fuerte violencia y lo (la) inquieta con cruel terror.
 
Envía sobre él (ella) tu Espíritu Santo Para que lo (la) haga fuerte en la lucha Le enseñe a rogar en la tribulación
Y lo (la) defienda con su poderosa protección.
(Di el nombre de la persona por la que oras o tu nombre)
 
Escucha, Padre santo, el gemido de tu Iglesia suplicante; no permitas que tu hijo (hija)
sea poseída por el padre de la mentira; no dejes que este servidor (servidora) (du tu nombre o su nombre)
a quien Cristo redimió con su Sangre sea retenido (retenida) por la cautividad del diablo; impide que el templo de tu Espíritu Santo Sea inhabitado por los espíritus inmundos, espíritus de enfermedad, opresión y de cualquier daño.
 
Escucha, Dios misericordioso, la oración de la bienaventurada Virgen María, cuyo Hijo, muriendo en la Cruz, aplastó la cabeza de la antigua serpiente y encomendó a la Madre todos los hombres como hijos.
 
Que resplandezca en este siervo tuyo (sierva tuya) la luz de la verdad entre en él (ella) el gozo de la paz, lo (la) posea el Espíritu de la paz y llenando su corazón le dé la serenidad y la paz.
Escucha, Señor. La oración de San Miguel Arcángel y de todos los ángeles que te sirven.
 
Dios de todo bien, impide decididamente la acción diabólica; Tú que eres la fuente de la verdad y del perdón,
Expulsa las falaces insidias del diablo; Señor de la libertad y de la gracia, desata los lazos de la perversidad.
 
Tú que amas y salvas al hombre que escuchas paternalmente la oración de los apóstoles Pedro y Pablo y de todos los santos que con tu gracia vencieron las asechanzas del Maligno. Libra a este siervo tuyo (esta sierva tuya)
de toda potestad ajena y custodia la firmeza que necesita.
 
Para que restituido (restituida) a la serenidad espiritual Te ame de corazón y te sirva con sus obras, te glorifique con sus alabanzas y te celebre con su vida. Por Jesucristo, nuestro Señor. Y todos responden: Amén.                                                                                                                                                        
 
Escrito por  Hno. Ricardo Chi.
LIBERACION COMO SACERDOTES POR NUESTRO BAUTISMO Y CONFIRMACION.
Como Hijos de Dios la autoridad nos viene de la Iglesia en la que estamos injertados por la pasión y muerte de Cristo, triunfantes en el Poder de su Resurrección, somos Sacerdotes, Profetas y Reyes. Hermanos de Cristo y coherederos con El. La raíz esta en nuestro Bautismo y Confirmación sellados en el Espíritu Santo, enviados a proclamar la palabra como siervos y soldados de Cristo.  Asistidos por su gracia con toda clase de Dones, carismas, Frutos y Virtudes. Somos la columna vertebral de la Iglesia, nuestra luz nos viene del Costado de Cristo y no, es posible esconderla sino ponerla por encima para que alumbre toda la casa.  Somos el pueblo escogido por Dios.
 
Oremos.
Yo soy (di tu nombre) sacerdote de Cristo, soy rey y soy profeta por la palabra de Dios que fue desde el principio, en génesis pronunciada, por la palabra de Dios escrita en apocalipsis, por la palabra de Dios salida de Cristo.
Yo acepto el poderío de Cristo sobre mí, sobre mi persona, sobre mi alma, sobre mi ser, soy hecho hijo de Dios a su imagen y semejanza, soy hermano de Cristo y coheredero con él, pertenezco a su iglesia en el cielo, pertenezco a su iglesia en la tierra.
Soy parte de su simiente, soy parte de su plan de salvación por esa muerte y pasión de Cristo, por el costado abierto que broto sangre y agua he sido bautizado, he sido confirmado y he sido sellado por el poder del Espíritu Santo.
Tengo yo (di tu nombre) toda autoridad que me ha sido concedida por el poder de mis sacramentos y de la iglesia y por el poder de la palabra de Dios que me lo atestigua.
Tomo ese poder por los meritos de Cristo en la cruz para romper el poder del enemigo y el poder de satanas y de todo mal.
 
Yo (di tu nombre) me consagro a Cristo y me unjo con su Poder y su Sangre Preciosa, le entrego mi corazón de hoy mismo y para siempre para servirlo, amarlo, para estar con él siempre  en oración y para tener puesto mis ojos sobre su mirada.
Yo (di tu nombre) me consagro  a la inmaculada Virgen María Madre de Cristo, solicito la asistencia de los ángeles de Dios y de mi ángel de la guarda que me custodien y nos custodien, que me ayuden en esta batalla y en esta lucha porque ahora mismo declaro esta guerra espiritual con la Sangre Cristo,
Yo, soy vencedor con la Sangre de Cristo, yo salgo triunfante, por eso ahora mismo digo; en el Nombre de Jesucristo dado a los hombres en el que toda rodilla se dobla en los cielos, en la tierra, en los abismos y toda lengua confiese que Cristo Jesús es Señor  para la Gloria del  Padre y la salvación del mundo, filipenses 2,10.
 
Te ordeno y conjuro espíritu de mal, brujería, esquizofrenia, obsesión, atadura, vudú, hechicería, muerte, destrucción, opresión, control mental, impuro o cualquiera que sea tu nombre.
Espíritu que entraste atreves de internet, de una bebida, de una comida, de una película, de un conjuro, de un pacto, de un hechizo, de un  mal de deseo o juego ocultista o espiritista  en el Nombre de Jesucristo por la autoridad que hemos recibido de él, te prohibimos que sigas oprimiendo o sugestionado a este hijo o hija de Dios, (di su nombre)
 
Sal en este momento de mi o de él, Salte por esta oración poderosa de nuestra iglesia que es una santa católica y apostólica, Salte por el dedo de Dios, Por la proclamación de la palabra de Dios, Por la presencia de la Madre de Dios, Salte de mí enfermedad, demencia, lujuria, ira, impureza, muerte, opresión, sugestión,
 
Te mando salir de este hijo de Dios o de esta hija de Dios (di su nombre o di tu nombre)
Por la Sangre y los meritos de Cristo Jesús atado y amordazado quedas espíritu de mal y quebrantado todo tu poder de atadura, de dominación y de opresión,
 
Quedas por la Resurrección de Cristo Señor nuestro sujeto a él,
Qquedas por la Inmaculada Madre de Dios sujeta a ella.
Quedas sin poder por la Gloria del Espíritu Santo sujeto a él,
Quedas por la Palabra que es y era desde el principio encarnado hecho Hombre para nuestra salvación sujeta a él, Quedas por Dios Padre omnipotente creador de todas las cosas sujeto a él,
Te prohibamos que hagas daño,
Te prohibimos que sigas atormentando,
Te prohibimos que continúes atando,
Te prohibimos que sigas oprimiendo,
Te prohibimos que tu actuación sobre cada uno de nosotros,
Te prohibimos tu actuación sobre este hijo o hija de Dios (di su nombre o tu nombre)
Te ordenamos su libertad,
Te ordenamos te vayas para siempre de aquí,
Te ordenamos te vayas para siempre de él o de ella (di su nombre)
te ordenamos junto con el Arcángel Miguel, Rafael, Gabriel y la intercesión de los santos y la autoridad de mi bautismo que te vayas a los pies de Jesucristo sujeto para siempre y que nunca más regreses a atormentar y atormentarnos,
Ya que te ha vencido la Sangre de Cristo,
Te ha vencido la Pasión de Cristo,
Te ha vencido la Muerte de Cristo Jesús,
Te ha vencido la Resurrección de Cristo Jesús,
Te ha vencido la Glorificación de Cristo Jesús,
Te ha vencido su Poder y su Señorío,
Vete serpiente antigua, amén.
Vete inventor de todo mal, amén.
Vete mentiroso inventor de la mentira, amén.
Vete orgullosa serpiente y soberbia, amén.
Vete oscuridad maligna, amén.
Vete acusador, amén.
Vete destructor, amén.
Vete satanas autor de todo mal, amén, amén, amén.
 
Gloria al Padre, Gloria al Hijo, Gloria al Espíritu Santo como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos amén.
Sellamos esta oración, por la Sangre Preciosa de Nuestro Señor Jesucristo, sellamos con la Sangre de Cristo este lugar donde hicimos oración, donde se ha escuchado esta grabación, sellamos a esta persona que le hemos orado.
Yo me sello con la Sangre de Cristo en todo mi ser, por la señal de la Santa Cruz, líbranos Señor de nuestros enemigos en el Nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén.
Que el Espíritu Santo fuente de toda pureza se las comunique por medio de la Cruz, guardando sus cuerpos y sus almas siempre puros, sin mancha y con salud y que la bendición de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo sea derramada sobre ustedes, sobre esta Oración y sobre la persona que se ha orado. Amén.
AQUÍ TERMINA LA ORACION APENDICE II
(NOMBRE)       __________________________

COMENTARIO DEL HNO. RICARDO CHI C. MERIDA YUC. feconpoder_yamor@hotmail.com
El tiempo que he estado en el ministerio de liberación, he experimentado que Dios obra por su Grande Misericordia y Amor a sus hijos, que el protege a todo aquel que le sirve de corazón y obediencia. Esto lo expongo de manera exigente porque en el campo espiritual la única forma de salir victoriosos es permanecer unidos a la vid. Juan Cap. 15, 5 
  1. Ser disciplinado y Gusto por la lectura carismática, de crecimiento espiritual.
  2. Oración con la Palabra de Dios. Aprender con la Biblia
  3. Amor, compasión por los enfermos y necesitados.
  4. Conocimiento y vida en los Sacramentos.
  5. Practica de las virtudes, los frutos del Espíritu Santo.
  6. Conocimiento y experiencia de los dones del Espíritu Santo.
  7. Conocimiento y experiencia de los carismas del Espíritu Santo.
  8. Testimonio personal de sanidad y liberación.
  9. Crecimiento espiritual y madures venciendo obstáculos en la vida diaria.
  10. Ser buen Padre, Madre, Hijo, Hija, Profesionista etc.
  11. Cumplir con los mandamientos de Dios y observarlos.
  12. Gusto por la oración personal,
  13. Gusto por la oración comunitaria,
  14. Gusto por la oración carismática.
  15. Confesar a lo menos una vez cada dos meses.
  16. Comulgar frecuentemente.
  17. Estudiar el ministerio de sanidad, liberación, y otros carismas.
  18. Estudiar el Catecismo de la Iglesia católica.
  19. Conocer al menos lo necesario de los santos he historia de la Iglesia.
  20. Ser caritativo, paciente, amoroso, cariñoso, 
  21. Ser perseverante, humilde, comprensivo.
  22. Amar a Dios con todas las fuerzas, con toda el alma, con todo el Corazón.
  23. Amar al Prójimo y aprender a perdonar siempre, no perder la paz.
  24. Renunciar a satanas y practicas ocultas, maldiciones, odios y rencores
  25. Aceptar a Cristo y renovarse en la fe perseverante
  26. Declarar en tu oración ser hijo de Dios y triunfante con Cristo
  27. Cantarle a Dios. Salmos, alabazas, cantos de oración, etc.
  28. Alabarlo siempre. Alzar las manos, de rodillas, postrado, de pie siempre en posición de oración y de respeto, mostrando nuestro amor al Espíritu Santo.
  29. Vivir enamorado de JESUCRISTO Y EL ESPÍRITU SANTO.
  30. Amar especialmente a María la Madre Inmaculada de Nuestro Señor Jesús.
  31. Escribir tus testimonios y oraciones y revisarlos cada mes.
Exorcismo es el rito por el que se ordena al demonio salir  del  cuerpo  de  un  poseso.  
La  esencia  del exorcismo es la conjuración, es decir, la orden dada al demonio en el nombre de Jesucristo para que abandone ese cuerpo. Es imposible prácticamente no hacer uso del exorcismo o del mandatun de ordenar que el maligno, la enfermedad o el daño se valla de la persona dañada, este mandatun es muy necesario y es tan necesario como pedirle a Dios su intervención y la ayuda de sus ángeles y de su Madre Inmaculada. (Nos referimos al exorcismo ordinario que es la liberación) El rito eclesiástico del exorcismo contiene muchos ritos menores (la letanía de los Santos, liturgia de la Palabra, rezo de la oración dominical, etc.), pero su verdadera esencia es la conjuración (imprecación) del demonio. Las oraciones dirigidas a Dios son deprecativas, es decir, se le suplica. Mientras que al demonio nunca se le pide nada, sino que se le conjura, (se le ordena, nosotros los laicos por nuestro bautismo y confirmación tenemos la autoridad de Hijos de Dios, profetas, reyes, y sacerdotes) esto es, se le ordena. Y se le ordena por el poder sacerdotal o por el poder inherente en el mismo nombre de nuestro Redentor.
Si en un exorcismo no hubiera conjuración, no habría verdadero exorcismo.
El rasgo definitorio y específico del exorcismo es la conjuración.
De  hecho,  la  palabra  griega  exorkizein significa justamente  eso: conjurar.
Pongo a continuación  dos ejemplos tomados del Ritual de Exorcismos de 1998.                            
 ¿Cómo hacer la oración de liberación?
No existe un ritual determinado para este tipo de oración. Aunque el Ritual de exorcismos ofrece en el Apéndice II unas oraciones bajo el título Súplicas que privadamente pueden ser usadas por los fieles en la hucha contra los poderes de las tinieblas.
El buen padre Orfila, sacerdote diocesano de la diócesis de Gibraltar, con experiencia en el tema de la liberación me escribió en cierta ocasión: No existe una oración específica para la liberación. Oramos por la liberación del mismo modo que lo podríamos hacer para que llueva o para encontrar aparcamiento. 
Sapientísimas palabras, nunca en toda esta materia de la lucha contra el demonio debemos poner nuestra confianza en las cosas, sino en Dios. Y además, el que no exista una oración determinada y específica para la liberación da la libertad de adaptarse en cada caso con lo que se crea más adecuado. 
De todas maneras, sugiero aquí como organizar este ministerio de la liberación de las influencias del demonio:
1. Hacer su propia protección de oración con la Sangre de Cristo usando el agua bendita y atando y amordazando y prohibiendo todo poder del enemigo, ataques, opresión, seducción, acción he interacción, comunicación he intercomunicación de cualquier espíritu de mal.
2. Siempre estar preparados, nunca dar ocasión de ser desprevenidos por el maligno, tener armas frecuentemente como los sacramentales, agua, sal, aceite benditos, Rosario, Cruz de san Benito, La Biblia Palabra de Dios, confesados y en gracia, orar antes del servicio y el que dirija el grupo, pedir a Dios en esa oración personal silenciosa que le inspire lo que deba hacer  y dejaros guiar por el ESPÍRITU SANTO.
3. Si se cree conveniente, el que dirija el ministerio que haga una oración en voz alta improvisada, Evítese las exageraciones y exista un equilibrio y control de los carismas, sobre todo en los que tienen visiones y palabra o mensajes pues no deben caer en ambientar miedo, especulaciones etc. diríjase a lo directo que es la liberación, averiguase las causas del mal con los familiares etc. tome nota para que le sierva de apoyo en la oración y nunca, nunca tenga dialogo con los espíritus de mal en el poseso, esto esta prohibido pues el dialogo solo es para los exorcistas delegados por el obispo sacerdotes y que usan el ritual de exorcismo en un exorcismo real y no liberaci&oacut
Anonymous

Luis Eduardo Alvarado

05 Jan 2017 - 09:51 pm

señor quiero darte las gracias por tener piedad y misericordia de mi tu sangre tiene poder amen

Anonymous

Francisco

31 Jul 2016 - 12:17 am

Jesús, te ofrezco todas mis carencias, mis temores, mis penas y sufrimientos a cambio solamente que cuando llegue mi día final, poder estar contigo en tu Reino, por los siglos de los siglos. Amén.

Anonymous

Mariana

03 Aug 2014 - 11:07 pm

Gracias Padre por ayudarnos con estas oraciones,Dios lo Bendiga.
Pero mi pregunta es por que la Iglesia no las da a conocer abiertamente?? Los sacerdotes tienen mucho conocimiento que no lo comparten con la gente para ayudarla ...

Anonymous

Nelly Agurto Llanos

02 Dec 2013 - 05:06 am

gracias a la Santisima Trinidad y a nuestra Madre Maria Virgen Inmaculada mi Madre VEndita,me siento fortalecida con estas Santas oraciones, que me han hecho mucho bien,no me dejaban dormir los enemigos nuestros,amedida que oraba las oraciones me quemaba mi mano derecha sentia tan caliente se que,el Espiritu Santo estaba en mi,porque se quebro en llanto mi espiritu y siento verdadera paz como nunca antes senti Dios todo poderoso te bendiga hermano Ricardo.

Anonymous

Yader Joseph

15 Aug 2013 - 12:14 am

Padre compasivo y misericordioso, en el nombre de Jesucristo, te pido por la salud de sus piernas y de todas sus enfermedades a mi anciano tio Carlos Reyes. Igual te pido por la salud total de Guillermo Reyes Padilla. Sánale de sus riñones y de su corazón en el nombre de Jesús y por intercesión de Santa María. Amén

Anonymous

Maria Estela Escalante Macin

07 Aug 2013 - 08:26 am

Padre Santisimo: gracias por todo, te pido sanes a mi Hermana Beatriz, a mi hermano Ignacio, nos liberes de enfermedades, liberes a William del extreme cansancio, en ti confio, Padre presente Omnipotente, Omnisciente, por los siglos de los siglos. Amen
Bendito seas por los dones que me haz dado, aun sin ser merecedora. Bendito por siempre> Amen.

Anonymous

Lety

30 Jun 2013 - 10:59 pm

hermano ricardo pido oracion para mi hijo rosember d ejesus zul cohoa paraque tenga paz tranquilidad s e aleje d los malos amigos vicios yq ue dios el conseda la gracia delperdon y d ela fe yq ue un dia dios le regale el dond ela felicidad se case y tenga sus hijos yq ue ahora que sta pasando por problemas emocionales el espritu santo lo ayude a slaira delante por su trabajop por el amor libralo d etodo aml d etdoo peligro maldad yq ue se acreque a la fe d enuestra iglesia amen amen

Anonymous

Elena Corna

29 Jun 2013 - 08:16 pm

te bendigo Padre por haberme hecho entrar en esta página. Oro por tí Hermano Ricardo, tú oro por mí. Dios nos bendiga a todos. Amén

Anonymous

Josefa Limón Tinoco

11 Apr 2013 - 09:20 pm

Gracias a Dios Por esta oración que ha llegado a mi vida y que me ha llenado de paz,fortaleza y amor, y también le doy las gracias al Hermano Ricardopor todas las oraciones que he encontrado en este sitio. Que Dios lo siga colmando de bendiciones.

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2017 Sanación y Fe con Poder en Cristo