Sanación y Fe con Poder en Cristo

Menú

| Más
Text
ORACION NUMERO 34= ORACION DE LOS ANGELES      feconpoder_yamor@hotmail.com

Oración de los ángeles (Hno. J. Ricardo Chi C.) 04/2013 Arcángeles
Rafael Barachiel Saeltiel Jehudiel  Uriel Gabriel Miguel

Retablo de los siete arcángeles.

Los arcángeles constituyen uno de los nueve coros de ángeles.
Dios ha encomendado a los arcángeles las misiones más importantes en relación a los hombres. Son custodios guardianes de los hijos de Dios, aquellos que ponen su confianza y han sido sellados por su Espíritu. Personas a quién Dios ha confiado grandes misiones, como la familia, la predicación, la niñez, la creación, y toda misión bíblica, moral, espiritual. A cada uno de nosotros que creemos en Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Según las Sagradas Escrituras hay siete arcángeles: "Yo soy Rafael, uno de los siete ángeles que tiene entrada a la gloria del Señor" (Tb 12:15)
"Reciban gracia y paz de Aquel que Es, que era y que viene de parte de los Siete Espíritus que están delante de Su Trono" (Ap 1:4),
Las Sagradas Escritura mencionan el nombre de solo tres:
Miguel (Ap 12:7-9),
Gabriel (Lc 1:11-20; 26-38)
Rafael (Tobit 12:6, 15).
Los nombres de los otros cuatro arcángeles,
(San Uriel, San Barachiel ó Baraquiel, San Jehudiel, Saeltiel) no aparecen en la Biblia.  Se encuentran en libros apócrifos de Enoc, el cuarto libro de Esdras y en la literatura rabínica. La Iglesia reconoce los nombres que se encuentran en las Sagradas Escrituras.
Los demás nombres pueden tenerse como referencia pero, no son doctrina de la Iglesia ya que provienen de libros que no son parte del canon de la Sagrada Escritura.
Estos siete son los principales, pero aún hay muchísimos más ángeles que nos custodian y nos ayudan al acercamiento del conocimiento de Dios.Apocalipsis 5, lo describe así: 11 Y en la visión oí la voz de una multitud de Ángeles alrededor del trono, de los Vivientes y de los Ancianos. Su número era = miríadas de miríadas (Infinidad, sinfín, sinnúmero) y millares de millares, = cada uno de ellos tiene la misión de cuidarnos y les llamamos; “ángeles de la guarda”.   

Debemos tener cuidado con otros nombres dados a los ángeles, algunos de los cuales son de origen ocultista o de la Nueva Era. Debemos tener mucho cuidado en poner a los ángeles antes que a Dios, en el Apocalipsis vemos la figura original del servidor de Dios los ángeles, Ap. 22, 8 Yo, Juan, fui el que vi y oí esto. Y cuando lo oí y vi, caí a los pies del Ángel que me había mostrado todo esto para adorarle. 9 Pero él me dijo: «No, cuidado; yo soy un siervo como tú y tus hermanos los profetas y los que guardan las palabras de este libro. A Dios tienes que adorar.» Los ángeles nunca se les deben asociar con suertes, adivinaciones, curanderos, amuletos o cuestiones esotéricas y ocultistas. Los ángeles son servidores primeramente de Dios, por amor y obediencia a Dios mismo, nos ayudan y sirven para nuestra salvación y bienestar. Ellos son puros, pues muchos entran al santuario de Dios, y aun ven su Rostro. Leamos Mateo 18, 10 «Guardaos de menospreciar a uno de estos pequeños; porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente  el rostro de mi Padre que está en los cielos.

Los ángeles de Dios, son los que conservaron su santidad y obediencia, no como los ángeles rebeldes que se sublevaron y no permanecieron en el Cielo, mas fueron arrojados y fueron trasformados en demonios por su propia voluntad.
Los ángeles de Dios vendrán en nuestra ayuda, cada vez que oramos y abrimos el corazón al Espíritu Santo, ellos están presentes, cuando oramos a Dios Padre ellos están presentes, cuando oramos a Cristo Jesús Señor y Salvador nuestro, ellos están presentes y más aún cuando oramos a la Santísima Virgen Inmaculada María, ellos están presentes. ¿Por qué están presentes? Porque ellos conocen el amor de Dios que les hace amar todo lo que Dios ama, y su misión es la cuidarnos y ayudarnos, leamos lo que nos dice corazones org. Del catecismo y la biblia.

Ángeles Custodios, Desde la infancia a la muerte, la vida de humana está rodeada de su custodia. "Cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducirlo a la vida". Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios.  CIC 336
La vida humana comienza en el momento de la concepción. Es en ese momento que Dios crea nuestra alma y se deduce que es entonces cuando se nos asigna el ángel custodio. Los ángeles custodios están encargados de velar por cada uno de nosotros, protegiéndonos de los peligros y alentando nuestra vida en Cristo. Deberíamos ser agradecidos con nuestro ángel e invocar su protección y guía.



Fundamentos Bíblicos:
Éxodo 23, 20-23a: Así habla el Señor: «Yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado. Respétalo y escucha su voz. No te rebeles contra él, porque no les perdonará las transgresiones, ya que mi Nombre está en él. Si tú escuchas realmente su voz y haces todo lo que yo te diga, seré enemigo de tus enemigos y adversario de tus adversarios. Entonces mi ángel irá delante de ti.»
Mateo 18,10: Guardaos de menospreciar a uno de estos pequeños; porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos.
San Basilio: "Todo fiel tiene junto a sí un ángel como tutor y pastor, para llevarlo a la vida" (cf. San Basilio, Adv, Eunomium, III, 1; véase también Santo Tomás, S. Th., I, q. 11, a. 3).



La Iglesia recomienda el recurso a su protección
.

La Iglesia celebra la fiesta de los ángeles custodios desde el Siglo XVII. Fue instituida por el Papa Clemente X.
Ahora bien, ¿Cómo podemos tratar con ellos?
Cuando tengas una necesidad, junta las manos y ora a Dios, pídele que te ayuden sus ángeles y sobre todo tu ángel custodio, para llamarlo puedes ponerle un nombre bíblico o de un santo, por ejemplo ángel José.
Cuando oramos sobre todo cando estamos solos, la Biblia dice “Donde hay dos o más unidos en mi nombre, ahí estoy Yo, dice Jesús. Mat. 18,19. Cuando ores invita a tu ángel a orar contigo, cuando estas en la comunión en la Santa Misa ahí está el, ellos están siempre en los lugares santos, limpios y en nuestros actos y acontecimientos santos y limpios, ahora, Imagínate que estás en tu automóvil o algún vehículo y necesitas encontrar un lugar, una dirección pues es muy importante; oras, y dices. En nombre de Cristo solicito tu presencia ángel José, guíame y muéstrame donde está el camino y lugar que ando buscando, es más comunícate con el ángel de (nombre de la persona donde vaz) que le haga saber que se comunique con nosotros para facilitarnos esta dificultad.
Hermanos sucede que de alguna manera al doblar en una calle o avanzar etc.
Llegas al lugar indicado, o recibes una llamada de la persona indicada. A los ángeles en oración se les puede pedir que se comuniquen con otro ángel de otra persona para ayudarlo, aconsejarlo, bendecirlo, aun mas reprenderlo para que no siga un mal camino. Los ángeles siempre escucharan y obedecerán cuando todo esté en la línea de oración, bienestar, y sea para la Gloria de Dios. A los ángeles nunca se les puede manipular, ni engañarlos; ellos entienden en un abrir y cerrar de ojos nuestra condición he intención, y si podríamos pecar con ideas malintencionadas. Porque en los absurdos, incoherencias, pecadores etc. Están los ángeles del diablo, esos demonios que cayeron del cielo.



Oremos con los ángeles, hagamos una oración con cada Arcángel.

HNO. J. RICARDO CHI C. MERIDA YUCATAN MEXICO.

En las oraciones a los ángeles se les debe invocar y nombrar.
Oración de protección y asistencia de nuestro ángel de la guarda.
OREMOS: INVOQUEMOS LA PRESENCIA DE LOS ÁNGELES Y NUESTRO ÁNGEL DE LA GUARDA.

Ho Ángel de Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo.
Relámpago, luz y ejecutor de toda orden de Dios, vosotros que han sido enviados para protegernos y ayudarnos en la salvación y habéis sido puestos a nuestro cuidado personal,
(MATEO 18, 10 «Guardaos de menospreciar a uno de estos pequeños; porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos.)

"Os confío el cuidado de mi cuerpo, alma y espíritu"
Combatid conmigo toda fuerza del mal; en la batalla espiritual contra el enemigo de mi alma no me desamparéis; de día y de noche permaneced a mi lado; libra mi cuerpo de venganzas, accidentes, violencia, etc.
Protege mi mente, sentidos, pensamientos y potencias de todo dardo incendiario y guarda mi espíritu de caer en pecado.

Tómame de la mano y alláname el camino que me lleva a la gloria de Dios” Acampad a mi lado, permanecer conmigo y cuando ore, ora conmigo, cuando alabe, alaba conmigo.


Invoco la Sangre Preciosa derramada en la Cruz de mi Señor y Salvador Jesucristo y me coloco la armadura de Dios como indica su palabra en Efesios 6,10. 10 Por lo demás, fortaleceos en el Señor y en la fuerza de su poder.

Revestíos de las armas de Dios para poder resistir a las acechanzas del diablo.
Porque nuestra lucha no es contra la carne y la sangre, sino contra los Principados, contra las Potestades, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, contra los Espíritus del Mal que están en las alturas.


Por eso, tomad las armas de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y después de haber vencido todo, manteneros firmes.
(Para colocarse la armadura espiritual, se debe simular que efectivamente se está colocando así:)

En el nombre de Jesús me coloco el cinturón de la verdad.
(Haces como si estuvieras colocando un cinturón)

Me calzo los pies con las sandalias para anunciar el evangelio.
(Haces que te estás calzando)

Me pongo el casco de la salvación.
(Simulas ponerte un casco en la cabeza)

Tomo el escudo de la fe y apago todos los dardos de fuego del maligno (Efesios 6:16).
(Lo mismo simula ponerte un escudo en tu brazo como el que llevan los guerreros)

Tomo la espada del Espíritu, que es la Palabra de Dios y la uso en contra del enemigo (Efesios 6:17). (Alza la mano derecha y has como si en verdad empuñaras una espada de poder en Dios)

Y me pongo una CORAZA CON LA SANGRE DE JESUCRISTO (pasa la mano en todo tu cuerpo orando cubriéndote con la sangre de Cristo)

“Oh coraza de la Sangre Redentora de Cristo:
Protégeme en todos mis caminos y batallas espirituales; cubre mis pensamientos, potencias y sentidos con tu coraza protectora; reviste mi cuerpo con tu poder. Que los dardos incendiarios del maligno, no me toquen ni en el cuerpo, ni en el alma; que el veneno, ni el hechizo, ni el ocultismo me hagan daño; que ningún espíritu encarnado o descarnado me perturbe;
que Satanás y sus huestes del mal, huyan de mí al ver la coraza de tu Sangre Protectora.


Libérame de todo mal y peligro Gloriosa Sangre Preciosa de mi Señor Jesucristo, para que pueda cumplir la misión que me ha sido encomendada y dar gloria a Dios. Me consagro y te consagro mi familia voluntariamente al poder de tu Sangre Preciosa. Oh mi buen Jesús, libérame a mí y a mi familia y seres queridos de todo mal y peligro. “Amen

Porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas (2 Corintios 10:4).
 


ORACION A MI ANGEL CUSTODIO.          
 Hno. Ricardo Chi. "AUTOR".

Ho ángel de mi guarda, mi amigo y compañero, creatura perfecta del Altísimo, no me desampares quédate siempre conmigo, recuérdame las cosas que se me olvidan, sobre todo las más importantes, aquellas que servirán para mi prójimo, para mi salud y bendición, para glorificar a Dios, cuando duerma vela mis sueños, no permitas que el maligno me perturbe, cuando este despierto anímame a orar, a cantar, a sonreír, a conservar la paz, oriéntame hacer el bien, dame signos, dame señales para no equivocarme, intercede por mi delante de Dios, pues quiero agradarle.

Purifica el camino de mi corazón para que yo pueda encontrar siempre a Dios, tu puedes tocar mi interior pues clara es mi alma para ti, mis sentidos has de iluminar con la Luz del Espíritu de Dios, mi corazón has de enamorar para mi amado Señor.


Tu que conoces a Dios y lo miras en el Rostro y puedes ver su Trono y su Gloria y gozas de la más bella dulzura de amor en su presencia, cobíjame bajo tus alas o ángel y ora por mí, toca mi rostro con tu soplo, ponte a mi lado y acompáñame, oremos juntos con esa paz que experimentas del Espíritu, que mis palabras salgan de mis labios como el mar brumea, como los pajarillos cantan, con sencillez, con amabilidad, con dulzura, se esparzan como el fluir de ríos de aguas vivas del Espíritu de Dios.


Que el silencio sea canto, que mis lágrimas gozo, que la adhesión al regocijo sea contemplación, que el tiempo no tenga tiempo, que el sufrir sea donación, que todo sea descubierto en mi interior saliendo a flote mis bajezas y debilidades, aquellas cosas que considero buenas y me apartan de Dios, aquellos vicios que corroen mi alma y estaban veladas a mis ojos. Que me conozca a mí, mismo como tú te conoces o ángel de Dios.


Porque yo (tu nombre) acepto todo el derecho que Cristo tiene sobre mí, al comprarme a Gran Precio de Sangre, esa Sangre Preciosa derramada en la Cruz por mi salvación, por mi felicidad, por mi salud, por mi paz, por mi transformación y crecimiento y gozo en el Espíritu Santo. Gloria y honor, gloria y honor, gloria y honor amen.




SAN MIGUEL ARCANGEL


Ggran protector y asistente celestial en la lucha contra el demonio.
Evocamos la Palabra de Dios en Apocalipsis 12, 7-8  Entonces se libró una batalla en el cielo: Miguel y sus Ángeles combatieron contra el Dragón, y este contraatacó con sus ángeles, pero fueron vencidos y expulsados del cielo.

Por el Santo Nombre de Dios nuestro Señor y su Hijo Amado Jesucristo solicitamos protégenos en nuestra lucha, oraciones, necesidades y peligros. Ayúdanos a preservar y guardar nuestras almas y cuerpos de todos los males. SAN MIGUEL, que tu nombre quiere decir “Quien como Dios”, pues tú eres vencedor, combate y destruye el poder de la arrogancia y el orgullo. De todo conocimiento y altanería que se levanta en contra de Dios; En Nombre de Jesucristo, ato y amordazo el poder de leviatán (envidia) y Olivier (cruel y despiadado) que lo promueven y atacan la comunidad, los hogares y dirigentes.

SAN MIGUEL ARCANGEL,


Sé nuestro guardián y nuestro guía, defiéndenos en la batalla y en el terrible combate que estamos librando contra los principados y Potestades del aire, contra los Dominadores de este mundo tenebroso, en contra de todos los Espíritus del Mal Ven en ayuda del hombre, a quien Dios Todopoderoso creó, hecho a su imagen y semejanza, y redimido por un gran precio, de la tiranía de satanás.  Pelea en este día la batalla del Señor, junto con los santos ángeles, igual que combatiste al líder de los orgullosos ángeles, Lucifer, y a su hueste apóstata, quienes no tuvieron poder para resistirte y tampoco hubo ya lugar para ellos en el cielo.Esa cruel serpiente antigua, llamada el diablo o satanás, que seduce al mundo entero, fue arrojada al abismo junto con sus ángeles. Mira, este enemigo primitivo y asesino del hombre ha tomado fuerza. Transformado en un ángel de luz, anda alrededor del mundo con una multitud de espíritus perversos, invadiendo la tierra para borrar el nombre de Dios y de Jesucristo, apoderarse, asesinar y arrojar a la eterna perdición las almas destinadas a la corona de la gloria eterna. Este malvado dragón vierte, como la inundación más impura, el veneno de su malicia en los hombres de mente depravada y corrupto corazón; el espíritu de mentira de impiedad, de blasfemia, y de aire pestilente de impureza, y de todo vicio e iniquidad. Estos astutos enemigos han llenado y embriagado con hiel y amargura esta Iglesia, la esposa del Inmaculado Cordero, y han puesto sus manos impías en sus más sagradas posesiones.En el Santo Lugar, en donde la sede de San Pedro y el asiento de la verdad han sido colocados como la luz del mundo, ellos han levantado el trono de su abominable impiedad, con el designio inicuo de que cuando el Pastor sea herido, también las ovejas pueden ser heridas.

Oremos. Entonces levántate, oh Príncipe invencible, dale ayuda al pueblo de Dios en contra de los ataques de los espíritus perdidos. Dale la victoria al pueblo de Dios: Ellos te veneran como su protector y patrón; en ti la gloriosa Iglesia se regocija con tu defensa contra el maligno poder del infierno; a ti te ha confiado Dios las almas de los hombres para ser establecida en bienaventuranzas celestiales.

Ora al Dios de la paz, para que ponga a satanás bajo nuestros pies, derrotado para que no pueda más mantener al hombre en cautiverio y lastimar a la Iglesia.  Ofrece nuestras oraciones a la vista del Altísimo, para que pronto pueda encontrar misericordia a los ojos del señor; y venciendo al dragón la antigua serpiente que es el diablo y Satanás, tú nuevamente lo pongas cautivo en al abismo, para que no pueda ya más seducir a las naciones. 
Amén.=CRISTO CABEZA DE LA IGLESIA= Colosenses 1, 15 Él es Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la creación, 16 porque en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las  Potestades: todo fue creado por él y para él, 17 él existe con anterioridad a todo,  y todo tiene en él su consistencia. 18 El es también la Cabeza del Cuerpo, de la Iglesia: El es el Principio, el Primogénito de entre los muertos,  para que sea él el primero en todo, 19 pues Dios tuvo a bien hacer residir en él toda la Plenitud, 20 y reconciliar por él y para él todas las cosas, pacificando, mediante la sangre de su cruz, lo que hay en la tierra y en los cielos.             
L: Miren la Cruz del Señor; y sean dispersos los poderes enemigos.
R: El León de la tribu de Judá ha conquistado la raíz de David.
L: Qué tu misericordia esté sobre nosotros, oh Señor.
R: Así como hemos tenido esperanza en Ti
L: Oh Señor, escucha nuestra oración.
R: Y deja que mi llanto llegue a Ti
L: Oremos
Oh Dios, Padre nuestro, señor Jesucristo, invocamos a tu Santo Nombre, y suplicantes imploramos tu clemencia, para que por la intercesión de la siempre Virgen María, Inmaculada Madre nuestra, y por el glorioso San Miguel Arcángel, Tú te dignes ayudarnos contra Satanás y todos los demás espíritus inmundos, que andan por el mundo para hacer daño a la raza humana y para arruinar a las almas.  Amén.


SAN GABRIEL
,

Uno de los siete arcángeles, usado en innumerables ocasiones por Dios como mensajero (Deuteronomio 8:15-27). El se le apareció a Daniel y le explicó una visión de eventos futuros, diciéndole, "Tú eres un hombre elegido especialmente" (Deuteronomio 9:20-27).
En el Nuevo Testamento se le apareció a Zacarías para avisarle que Isabel, su mujer, tendría un hijo al que llamaría Juan (Lucas 1:11-20).
De igual manera, fue Gabriel quién se le apareció a María diciéndole que concebiría y daría a luz a un Hijo, a quién pondría por nombre Jesús (Lucas 1:26-38).

A San Gabriel se lo representa con una vara de perfumada azucena, la que obsequió a María Santísima en la Anunciación que representa la Sublime Pureza Inmaculada de la Madre Virgen.Oremos.
SAN GABRIEL  que tu nombre quiere decir “poder de Dios”, que combates a la codicia y avaricia, destruye el poder de estos vicios y espíritus de maldad  en mi, en la comunidad, que por La Sangre del Costado abierto de Cristo Jesús Señor y Rey  quede destruido el poder de (Ammón que es el nombre de este demonio).



San Gabriel Mensajero de Dios a
yúdanos a no caer en sus engaños, ven en nuestra ayuda. San Gabriel mensajero de María Santísima Madre del Verbo encarnado; destruye el poder de mammon y lilith (“monstruo de la noche”) que dañan y oprimen a tu Iglesia Católica y a nosotros sus feligreses. Pues tu Ho San Gabriel gozas del favor de Dios, pues tienes todo el poder de Dios para hacerlo, échalos fuera de nuestra comunidad, de nuestra Iglesia y nuestras casas y de este mundo y entrégalos al poder de Cristo; pues Mayor es el Poder de Cristo que el de Satanás.
1ª de Juan 4,4.  Amén. Filipenses   2, 5 Tened entre vosotros los mismos sentimientos que Cristo: 6 El cual, siendo de condición divina, no retuvo ávidamente el ser igual a Dios. 7 Sino que se despojó de sí mismo tomando condición de siervo  haciéndose semejante a los hombres y apareciendo en su porte como hombre; 8 y se humilló a sí mismo, obedeciendo hasta la muerte  y muerte de cruz. 9 Por lo cual Dios le exaltó y le otorgó el Nombre, que está sobre todo nombre. 10 Para que al nombre de Jesús = toda rodilla se doble = en los cielos, en la tierra y en los abismos, 11 = y toda lengua confiese = que Cristo Jesús es SENOR  para gloria de Dios Padre.
           


SAN RAFAEL
,

Ángel fiel y poderoso de Dios, Rafael: "el que cura o sana".
Es el arcángel cercano a los hombres para aliviarlos en su dolor y sufrimiento. Es uno de los tres arcángeles cuyo nombre aparece en la Biblia (Tobit 12:6, 15). Que lleva encadenado a los demonios, a San Rafael se lo representa con un atuendo de caminante o peregrino, con bastón y cantimplora, y el pez del que se obtuvo la hiel para curar al padre de Tobías;Dios te bendiga, Santo Arcángel Rafael, pues tú eres uno de los siete maravillosos Arcángeles del Señor, que trabajáis día a día por la obra divina. Guíanos en el camino de la sanación y liberación, pues por tu intermedio es solo Dios, el que sana y libera. Tu que caminaste con Tobías, curaste a Tobit, venciste a Asmodeo encadenándolo  en Egipto y liberaste a Sara, camina a mi lado, guíame, enséñame y revélame lo que debo hacer.En el Nombre Poderoso  de Cristo Jesús encadena a todos los demonios que nos oprimen y nos molestan, y toda enfermedad que nos molesta.Te pido especialmente, que por la sabiduría que Dios te ha concedido, y apelando con todo mi corazón a la misericordia divina, que nace del Padre, se expresa en el Hijo y se materializa en el Espíritu Santo; que tengas a bien elevar, sanar, proteger y liberar a (decir el nombre del enfermo) que tanto lo necesita.Bendice especialmente sus medicamentos, y a los médicos que lo asisten, para que guiados por la fuerza vivificadora del Espíritu Santo la salud habite en armonía en ese cuerpo, ese espíritu y esa alma de nuestro Señor. Amén.

En Nombre de Cristo Jesús en la Palabra, Colosences 1, 15  Imagen de Dios invisible, Primogénito de toda la creación, en él fueron creadas todas las cosas, en los cielos y en la tierra, las visibles y las invisibles, los Tronos, las Dominaciones, los Principados, las  Potestades, Dios tuvo a bien hacer residir en él toda la Plenitud, reconciliar por él mediante la sangre de su cruz, lo que hay en la tierra y en los cielos. En ese Nombre poderoso te pedimos Padre que el Arcángel Rafael encadene los demonios  que en mi vida me molestan y asedian, oprimen, obsesionan. Declaro que no estoy solo, Dios está conmigo y su Ángel me protege, me custodia y ayuda.
Te encadeno espíritu de (brujería, hechicería, enfermedad, insomnio, depresión, obsesión, pecado, ira, gula, lujuria) y te someto al Señorío de Cristo, vete para siempre y no molestes más a mí, a mi familia, y mis pertenencias, vete para siempre de mi vida, encadenado, atado, amordazado y sin poder vete para siempre. Amen, amen, amen.
 


SAN  Uriel : "Fuego de Dios"


Se le representa con una espada en el jardín del Edén. Se lo considera al Arcángel puesto por el Padre Eterno a las puertas del Paraíso con su Espada de Fuego, Aquel que expulso a Adán y Eva.
Combate el espíritu de la ira, del odio y de la impaciencia, poniendo en el corazón las virtudes de la dulzura, benignidad, paciencia y mansedumbre. Con la dulzura y la paciencia vencemos y atamos al espíritu malvado.
Uriel tiene en su mano izquierda la antorcha ardiente o una espada flameante, la llama ardiente del amor de Dios. También se lo representa con sus manos abriéndose las vestiduras del pecho, para dejar salir el Fuego Sagrado de Amor. El Señor, en efecto ha dicho: "Yo he venido a prender fuego a la tierra; y como desearía que ya estuviese ardiendo" (Lucas 12, 49). Que en nuestros corazones, arda, el fuego de la Gracia y del Amor de Dios.
Pidamos a Uriel, que  con esa espada de fuego que Dios te ha dado, quemes y destruyas el poder de todo demonio de Verrine, considerado como el diablo de la impaciencia y de somellon o (Sonnielion): diablesa del odio.  Que con la espada del Espíritu Santo destruyas todo su poder y no permitas que sigan dañando al hombre. Que tu anillo de fuego de Dios nos purifique, nos limpie y nos permita llegar a la vida eterna. Atamos y amordazamos en el Nombre de Jesucristo Nuestro Señor y Salvador todo espíritu del  odio, la ira, la impaciencia, venganza, contienda, y la maldición. Amén, Amén, Amé



SAN  Jehudiel: "EL ARCANGEL SANTO DE DIOS":


Combate el espíritu de la envidia y de celos. El espíritu de la envidia se dirigió contra María Santísima, porque de Ella debía salir la Encarnación de la Divina Persona.  El pecado de envidia es celoso del bien del prójimo.
Jehudiel es nuestro guía y nuestra ayuda. Su aceptación incondicional del Decreto Divino y su celo en la ejecución de sus mandatos,  selló Su eterna alianza con Dios. Por lo tanto él glorifica y exalta por toda la Eternidad a Dios, e incorpora en el amor, la viva alabanza a Dios.
Pedimos a SAN Jehudiel  SANTO DE DIOS, te pedimos con humildad que tu nombre nos dice “GLORIA A DIOS” nos enseñes a darle gloria a Dios en nuestras vidas, que sea derramado el Espíritu Santo de alabanza en nuestras vida, y junto con tu ayuda sepamos atar, amordazar y destruir el poder de la envidia y  de los celos, combatimos a todo demonio y espíritu maligno de baalberit  que se le invocaba en los juramentos y al efectuar tratados y alianzas. Y gressil  demonio de la impureza, promueven en el mundo para su perdición, arrójalos al infierno para que no dañen mas, Amén, Amén, Amén.



SAN  Sealtiel: "Plegaria a Dios"


Se lo representa con las manos juntas en oración profunda o con el incienso de adoración, representando así su unión gozosa con Dios. Combate el espíritu de la intemperancia, la gula y del exceso en la bebida. La intemperancia lleva a toda clase de pecados y de delitos. El Salvador nos advierte: "Estén alerta, no sea que se endurezcan sus corazones por los vicios, borracheras y preocupaciones de la vida. No sea que ese día caiga de repente sobre ustedes" (Lucas 21,34).
Contra este vicio ponemos la virtud de la templanza y de la renuncia. Ellas llevan a una inteligencia más clara, a una voluntad fuerte, a nuevas virtudes, al perdón de los pecados, a la escucha de las oraciones, a gracias extraordinarias y a la vida eterna. Por su intercesión, pueblos enteros, en ambiente de misión, fueron liberados del pecado de la intemperancia en la bebida.
Sealtiel como distribuidor de gracias lleva en sus manos una cesta de flores (también frutos), o bien, va derramando flores y frutos; señal de la gloria, de la vida con Dios, de la práctica de las Santas Virtudes.
Pedimos a Saeltiel nos guie en la oración a Dios Padre, para alcanzar gracia para destruir el poder de la gula y la embriaguez, Combate y destruye el poder de belcebu, señor de las moscas’ lo combatimos con la oración, y nosotros junto con san Saeltiel atamos su poder y lo mandamos a la Cruz de Cristo Jesús para que al Nombre Poderoso de Cristo Jesús se doble toda rodilla en los cielos, en la tierra y en los abismos, y lo ponga donde deba de estar y no dañe mas a nadie. Amén, Amén, Amén.



SAN Barachiel: "Bendición de Dios"


Barachiel, nos protege de caer en la pereza, la indiferencia a las cosas santas, en la mortal tibieza. El celo en el bien es necesario a la santidad, porque "El Reino de los Cielos sufre violencia y tan solo los violentos lo pueden arrebatar" (Mateo 11,12). Y en otro lugar Jesús dice: "No todos los que dicen Señor, Señor, entrarán en el Reino de los Cielos, sino aquellos que hacen la Voluntad de mi Padre que está en los Cielos" (Mateo 7,21). Los tibios son a los ojos de Dios también peores que las almas frías. El Señor dice: "Puesto que no eres ni caliente ni frío, sino tibio, yo comienzo a vomitarte de mi boca" (Apocalipsis 3,16).
A SAN Barachiel se lo representa portando un canasto lleno de flores y frutos preciosos (los frutos de la vocación cumplida). El Ritual de las Bendiciones, (el Libro de las Bendiciones), Barachiel lo tiene en su mano derecha como señal de la Bendición del Señor, de los Santos Sacramentos, en particular la Eucaristía.
SAN BARACHIEL, que la bendición de Dios nos llegue como nos dice tu nombre y nos conceda el poder de Dios para liberar a todos los oprimidos por el diablo, por la pereza, la indiferencia, y la tibieza. Y yo (nombre) con el poder que me concede la palabra de Dios, ato y destruyo el poder de astarot, era una diosa de la fertilidad y del amor sexual. Fue deidad principal de los cananeos. Y de Ascaroth: demonio que protege a los espías y los delatores y a belfegor creía que Belfegor tentaba a la gente a través de la pereza. En nombre de Jesucristo y su Sangre Santa derramada en la Cruz, atamos a todos estos demonios y los mandamos a la presencia Real de Jesucristo y pedimos que cada Eucaristía celebrada en el mundo en este momento, venza y derrote el poder de todos los demonios mencionados en esta oración solicitando la intercesión y la ayuda de todos los ángeles de Dios Padre, Dios Hijo y Dios Espíritu Santo.

Reclamamos la presencia poderosa de SAN MIGUEL ARCANGEL, SAN GABRIEL, SAN RAFAEL, SAN URIEL, SAN JEHUDIEL, SAN SEALTIEL, Y SAN BARACHIEL.  Y tu San Barachiel que el ritual que llevas en tu mano en donde nos dice como destruir el poder de estos espíritus de maldad nos de sabiduría, oración, fe, valor, bendición, perseverancia, y por medio de cada arcángel mencionado y cada ángel mencionado por la gracia y virtud de los SANTOS SACRAMENTOS INSTITUIDOS POR CRISTO Y LA INTERCESION DE SU SANTICIMA MADRE INMACULADA VIRGEN MARIA, SELLE HOY Y PARA SIEMPRE ESTA ORACION EN NUESTROS CORAZONES, EN NUESTRAS VIDAS Y FAMILIA. ETC. (AGREGAR MAS).
AMEN,  AMEN, AMEN, AMEN, AMEN, AMEN, AMEN. “GLORIA, GLORIA, GLORIA AL PADRE, AL HIJO Y AL ESPIRITU SANTO, POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS.

“Hermano Predicador Laico, José Ricardo Chi Cocom. Mérida Yucatán, México.   www.feconpoderyamor.com  he querido escribir estas oraciones recopilando algo de material y en varios meses orando y escribiendo enriqueciéndolo. MZO/2013

INVOQUEMOS A LOS ANGELES

 

Desfigurados, a menudo, por la iconografía que al dar una forma gráfica a lo que es espiritual, con frecuencia los feminiza o los representa de manera deformada; o tergiversados, también, por el manejo superticioso o comercial que new age hace de ellos, debemos saber que los ángeles son, a lo largo de toda la Biblia, seres espirituales que son intermediarios entre Dios y los hombres: "Lo creaste (al hombre) poco inferior a los ángeles" (Salmo 8,6). Ellos, al igual que los hombres, son seres creados; "Alabadle, ángeles suyos todos, todas sus huestes, alabadle! Alaben el nombre de Yahveh. pues él lo ordenó y fueron creados" (Salmo 148, 2, 5: Colosenses 1, 16-17). El hecho de que los ángeles fueron creados, fue confirmado en el Cuarto Concilio de Letrán (1215). El decreto llamado "Firmiter", contra los albigenses, habla del hecho de que ellos fueron creados, y que los hombres fueron creados después de ellos. Este decreto fue repetido por el Concilio Vaticano Primero, en su decreto "Dei Filius". Son espíritus; el autor de la Epístola a los Hebreos dice: "¿Es que no son todos ellos espíritus servidores con la misión de asistir a los que han de heredar la salvación?" (Heb 1, 14).

En toda la Biblia encontramos repetidamente que cada alma tiene su ángel guardián. Cristo dice: "Guardaos de menospreciar a uno de estos pequeños; porque yo os digo que sus ángeles, en los cielos, ven continuamente el rostro de mi Padre que está en los cielos" (Mt 18, 10), palabras que ilustran el comentario de San Agustín: "Lo que está escondido en el Antiguo Testamento, es hecho manifiesto en el Nuevo". De hecho parece que el libro de Tobías, más que cualquier otro, está dirigido a enseñarnos esta verdad, y San Jerónimo en su comentario sobre las palabras anteriormente mencionadas del Señor Jesús dice: "La dignidad de una alma es tan grande, que cada uno tiene un ángel guardián desde su nacimiento".

Recientemente S.S. Benedicto XVI señaló:
"Los ángeles, dice el evangelio, "servían" a Jesús (Mc 1, 13); son el contrapunto de Satanás. "Ángel" quiere decir "enviado". En todo el Antiguo Testamento encontramos estas figuras que, en nombre de Dios, ayudan y guían a los hombres. Basta recordar el libro de Tobías, en el que aparece la figura del ángel Rafael, que ayuda al protagonista en numerosas vicisitudes. La presencia tranquilizadora del ángel del Señor acompaña al pueblo de Israel en todas las circunstancias, tanto en las buenas como en las malas".

"En el umbral del Nuevo Testamento, Gabriel es enviado a anunciar a Zacarías y a María los acontecimientos felices que constituyen el inicio de nuestra salvación; y un ángel, cuyo nombre no se dice, advierte a José, orientándolo en aquel momento de incertidumbre. Un coro de ángeles lleva a los pastores la buena nueva del nacimiento del Salvador; y, del mismo modo, son también los ángeles quienes anuncian a las mujeres la feliz noticia de su resurrección. Al final de los tiempos, los ángeles acompañarán a Jesús en su venida en la gloria (cf. Mt 25, 31). Los ángeles sirven a Jesús, que es ciertamente superior a ellos, y su dignidad se proclama aquí, en el evangelio, de modo claro aunque discreto. En efecto, incluso en la situación de extrema pobreza y humildad, cuando es tentado por Satanás, sigue siendo el Hijo de Dios, el Mesías, el Señor".

"Queridos hermanos y hermanas, quitaríamos una parte notable del Evangelio, si dejáramos de lado a estos seres enviados por Dios, que anuncian su presencia en medio de nosotros y son un signo de ella. Invoquémoslos a menudo, para que nos sostengan en el compromiso de seguir a Jesús hasta identificarnos con él". Hasta aquí las palabras del Papa.

Invoquemos, pues, con frecuencia a nuestro ángel de la guarda. Invoquemos, también, a San Miguel Arcángel que es de gran ayuda para alejar las tentaciones del maligno. Comprendamos que los ángeles no son seres mitológicos ni una fantasía legendaria. Si creemos en la Palabra de Dios, debemos creer, también, en la existencia. de los ángeles. A veces no se comprende que la representación gráfica que se hace de una realidad espiritual, es sólo eso: una representación a gusto e interpretación subjetiva de un artista. A algunos, esas representaciones los confunden, sobretodo cuando se les pinta como si fuesen cupidos o seres femeninos. No caigamos, pues, en el error de confundir la fantasía con que se les representa con su realidad espiritual; realidad que consta plenamente en la Revelación.

Las oraciones de León XIII a San Miguel Arcángel por la Iglesia

A partir del siglo XIX, se empezaron a rezar unas oraciones especiales luego de la Misa Se trata de súplicas añadidas en tiempos de tribulación, oraciones por las grandes intenciones de la Iglesia, en las que debe participar también el pueblo, y que por eso se rezan con los fieles en su propia lengua. El mismo León XIII, en 1886 introdujo la invocación del Arcángel San Miguel*. No se trata de una nueva oración, sino de una invocación aislada, con carácter de exorcismo, rarísima en la liturgia romana.(Jungmann, Josef, El Sacrificio de la Misa, BAC página 1026). Las palabras del principio de la invocación se encuentran en el verso aleluyático de las misas del arcángel San Miguel, el 8 de mayo y el 29 de septiembre. Don Francisco Brehm, consejero eclesiástico de la editorial litúrgica Fr. Pustetd (Ratisbona), recién vuelto de un viaje de Roma, contó, hacia el año 1928, que en una sesión para la Sagrada Congregación de Ritos en que se trataba de derogar estas oraciones, y a la que él asistió, cuando ya todos estaban de acuerdo para suprimirlas, un anciano cardenal, cuyo nombre no recuerdo, se levantó para contar que el mismo León XIII le había dicho que la invocación de San Miguel la había añadido contra la amenaza de la francmasonería, movido a ello por una revelación sobrenatural.

La ordenación de las preces finales por León XIII fue publicada por primera vez en el Monitore eccesiastico (1885-87) p. 150 s ; cf I. Piazzoni, De precibus post Missam imperatis: "Eph. Liturg.", 69 (1955) 54-60. Aquí también hay pormenores sobre la invocación de San Miguel Arcángel (58 n.9) - Como es sabido Pío XI, y luego Pío XII señalaron como intención de estas preces rogar por Rusia (Act. Ap. Sedis, 22 [1930] 301; 44 [1952] 308.

Oración a San Miguel Arcángel del papa León XIII

San Miguel Arcángel, defiéndenos en la lucha, sé nuestro amparo contra la perversidad y asechanzas del demonio. Que Dios manifieste su poder contra él, es nuestra humilde súplica. Y tú, oh príncipe de la milicia celestial, con el poder que Dios te ha conferido, arroja al infierno a Satanás y a los demás espíritus malignos que ambulan por el mundo para la ruina y perdición de las almas.

Oración a San Miguel(León XIII, 18 de mayo de 1890; Acta Apostolicae Sedis, p. 743)

¡Oh glorioso príncipe de las milicias celestes, san Miguel arcángel, defiéndenos en el combate y en la terrible lucha que debemos sostener contra los principados y las potencias, contra los príncipes de este mundo de tinieblas, contra los espíritus malignos! Ven en auxilio de los hombres que Dios ha creado inmortales, que formó a su imagen y semejanza y que rescató a gran precio de la tiranía del demonio. Combate en este día, con el ejército de los santos ángeles, los combates del Señor como en otro tiempo combatiste contra Lucifer, el jefe de los orgullosos, y contra los ángeles apóstatas que fueron impotentes de resistirte y para quien no hubo nunca jamás lugar en el cielo. Si ese monstruo, esa antigua serpiente que se llama demonio y Satán, él que seduce al mundo entero, fue precipitado con sus ángeles al fondo del abismo.

Pero he aquí que ese antiguo enemigo, este primer homicida ha levantado ferozmente la cabeza. Disfrazado como ángel de luz y seguido de toda la turba y seguido de espíritu malignos, recorre el mundo entero para apoderarse de él y desterrar el Nombre de Dios y de su Cristo, para hundir, matar y entregar a la perdición eterna a las almas destinadas a la eterna corona de gloria. Sobre hombres de espíritu perverso y de corazón corrupto, este dragón malvado derrama también, como un torrente de fango impuro el veneno de su malicia infernal, es decir el espíritu de mentira, de impiedad, de blasfemia y el soplo envenado de la impudicia, de los vicios y de todas las abominaciones. Enemigos llenos de astucia han colmado de oprobios y amarguras a la Iglesia, esposa del Cordero inmaculado, y sobre sus bienes más sagrados han puesto sus manos criminales. Aun en este lugar sagrado, donde fue establecida la Sede de Pedro y la cátedra de la Verdad que debe iluminar al mundo, han elevado el abominable trono de su impiedad con el designio inicuo de herir al Pastor y dispersar al rebaño.

Te suplicamos, pues, Oh príncipe invencible, contra los ataques de esos espíritus réprobos, auxilia al pueblo de Dios y dale la victoria. Este pueblo te venera como su protector y su patrono, y la Iglesia se gloría de tenerte como defensor contra los malignos poderes del infierno. A ti te confió Dios el cuidado de conducir a las almas a la beatitud celeste. ¡Ah! Ruega pues al Dios de la paz que ponga bajo nuestros pies a Satanás vencido y de tal manera abatido que no pueda nunca más mantener a los hombres en la esclavitud, ni causar perjuicio a la Iglesia. Presenta nuestras oraciones ante la mirada del Todopoderoso, para que las misericordias del Señor nos alcancen cuanto antes. Somete al dragón, la antigua serpiente que es diablo y Satán, encadénalo y precipítalo en el abismo, para que no pueda seducir a los pueblos. Amén.

-He aquí la Cruz del Señor, huyan potencias enemigas.
Venció el León de Judá, el retoño de David
-Que tus misericordias, Oh Señor se realicen sobre nosotros.
Como hemos esperado de ti.
-Señor, escucha mi oración
Y que mis gritos se eleven hasta ti.

Oh Dios Padre Nuestro Señor Jesucristo, invocamos tu Santo Nombre, e imploramos insistentemente tu clemencia para que por la intercesión de María inmaculada siempre Virgen, nuestra Madre, y del glorioso san Miguel arcángel, te dignes auxiliarnos contra Satán y todos los otros espíritus inmundos que recorren la tierra para dañar al género humano y perder las almas. Amén.

* La oración a San Miguel del Papa León XIII: En Octubre 13, 1884, el Papa León XIII, experimento una visión horrible. Después de celebrar la Eucaristía, estaba consultando sobre ciertos temas con sus cardenales en la capilla privada del Vaticano cuando de pronto se detuvo al pie del altar y quedo sumido en una realidad que solo el veía. Su rostro tenía expresión de horror y de impacto. Se fue palideciendo. Algo muy duro había visto. De repente, se incorporó, levantó su mano como saludando y se fue a su estudio privado. Lo siguieron y le preguntaron: ¿Que le sucede su Santidad? ¿Se siente mal?

El respondió: "¡Oh, que imágenes tan terribles se me han permitido ver y escuchar!", y se encerró en su oficina.

Qué vio León XIII? "Vi demonios y oí sus crujidos, sus blasfemias, sus burlas. Oí la espeluznante voz de Satanás desafiando a Dios, diciendo que el podía destruir la Iglesia y llevar todo el mundo al infierno si se le daba suficiente tiempo y poder. Satanás pidió permiso a Dios de tener 100 años para poder influenciar al mundo...   
http://www.catolicidad.com/2009/05/invoquemos-los-angeles.html
Anonymous

Anónimo

13 Mar 2015 - 01:49 am

La biblia menciona solo a los arcangeles Miguel, Rafael y Gabriel,lo demas no es d Dios es nueva era.

Anonymous

Monica

26 Nov 2014 - 07:15 am

pido oracion de proteccion para Martin Andres Godoy , para Ewen, Benjamin,Mauro Mazzocatto,Matias Fernadez, Luciano Moya,Octavio Graeff,Diosnel,Lucas Kronenberger,Daniel,todos forman un equipo de basquet, sabemos que estan hechando maldiciones sobre ellos, creemos que es mas fuerte el poder de Jesucristo !!bendiciones!!

Anonymous

Amada Chacon Chapman

16 Aug 2014 - 10:33 pm

hno. Ricardo Chi por favor ore todos los días por mi para ganar mi juicio laboral lo antes posible y que me paguen todos los años que estuve fuera . gracias respóndeme a mi correo, bendicioens para ud.

Agregar un comentario

Tu nombre

Tu dirección de correo (no se mostrará)

Mensaje *

© 2017 Sanación y Fe con Poder en Cristo